Alejandra de Hannover, la única hija entre Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover, quizás no sea tan popular como otros miembros de la realeza, pero en realidad es considerada la más noble de los Grimaldi.

La joven de 21 años, nacida en Austria, atesora más títulos nobiliarios que todos los Grimaldi juntos por parte de su aristocrático padre, Ernesto Augusto V de Hannover, según una publicación del Diario de Sevilla.

El título completo que posee es princesa Alejandra Carlota Ulrica María Virginia de Hannover, duquesa de Brunswick y Luneburgo, princesa de Gran Bretaña e Irlanda. Pese a esto, en Mónaco, y en otras partes del mundo por cortesía, la llaman su alteza real la princesa Alejandra de Hannover.

Aunque se encontraba en la línea sucesoria al trono británico, en el 2018 quedó excluida debido a que se bautizó y convirtió en miembro de la Iglesia católica, fe que se profesa en el Principado de Mónaco, y no la luterana, heredada de su progenitor.

La realidad es que sus derechos dinásticos han sido simbólicos desde su nacimiento, ya que estaba en un lejano puesto en la extensa lista, por detrás de sus hermanos por parte de padre, Ernesto Augusto y Christian.

¿Dónde está la princesa Carolina de Mónaco? Su última aparición pública se dio en enero pasado

La joven mantiene el tratamiento de princesa y de alteza real, aunque si sus padres se divorciaran los perdería. Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover están separados desde el 2008, aunque hasta ahora no han oficializado su divorcio.

Alejandra de Hannover no se parece mucho físicamente a sus hermanos Casiraghi (Andrea, Carlota y Pierre), pero ha sido criada por su madre en el Principado y está más cercana a su familia materna que a la paterna.

Carolina y Estefanía, las controversiales princesas monegascas

Según una publicación de la revista Vanity Fair, entre sus propiedades se encuentran la mansión de Hurlingham Lodge en Londres, el castillo de Marienburg en la Baja Sajonia y propiedades en Mónaco, París y las islas Mauricio.

La menor de las hijas de Carolina de Mónaco ha sido apodada además con el nombre de ‘princesa de hielo’ por su afición al patinaje sobre hielo. Se la considera también la Grimaldi más natural y menos altiva. (I)