Ha sido la película cristiana más taquillera de todos los tiempos y, además, la detonante de una polémica profunda sobre el realismo de las brutales escenas que derivaron en la crucifixión sobre el monte Calvario.

En el 2004, La pasión de Cristo (The Passion of The Christ, su título original en inglés) generó gran conmoción en el mundo cristiano y cinematográfico por la manera en que narró las doce últimas horas de la vida de Jesús de Nazaret, provocando que el director de la película, Mel Gibson, sea señalado (al igual que su filme) como antisemita (odiador de los judíos), fanático religioso y excesivamente violento.

Jim Caviezel, quien interpretó a Jesús, también fue salpicado por parte de la polémica, al punto que lo hizo afirmar que ese protagónico le arruinó su carrera en Hollywood. Sin embargo, aclaró también que no se arrepentía de haber aceptado ese papel que lo llevó a la fama internacional. También ha mencionado coincidencias interesantes: recibió el rol cuando tenía 33 años (igual edad que Jesús al ser crucificado) y sus iniciales son J. C., que parecen evocar a Jesucristo, según el diario El Comercio de Perú.

Jim Caviezel y Mel Gibson durante la grabación de 'La pasión de Cristo' (2004).

Ese mismo medio publicó que el actor sufrió físicamente durante la grabación, realizada en Italia, especialmente durante esa última escena que al parecer lo llevó a sus límites físicos y espirituales. “Mi hombro estaba torcido y se dislocaba cada vez que alguien golpeaba la cruz. Mientras rodábamos las escenas de la flagelación, los látigos me golpearon dos veces y tuve una herida de 14 centímetros en mi espalda. Mis pulmones estaban llenos de fluido y tenía neumonía”, recordó este hombre de profunda fe católica.

Publicidad

¿Qué ocurrió después?

Antes de esa producción, Caviezel ya era rostro conocido en la gran pantalla. Había interpretado, por ejemplo, al soldado Robert Witt de la impactante La delgada línea roja (1998, de Terrence Malick), al vagabundo Jerry en la emotiva Cadena de favores (2000, de Mimi Leder) y al mismísimo Edmundo Dantés en la apreciable El conde de Montecristo (2002, de Kevin Reynolds).

Dos años después de La pasión de Cristo interpretó al terrorista Carroll Oerstadt que se enfrentó a Denzel Washington en la ficción de viajes en el tiempo titulada Déjà vu (2006). Al parecer, tal experiencia le agradó tanto que aceptó recorrer nuevamente el tiempo como protagonista en Outlander (2008), ya que interpretó a un guerrero humanoide que se traslada al año 509 d. C. para aliarse a los vikingos en el combate a un dragón. En el mismo año apareció como un periodista que defiende la voz de una mujer víctima de segregación en la sociedad musulmana en La verdad de Soraya M. (2008), mientras que posteriormente se puso la piel de un padre de familia que defiende a su familia de criminales en Transit (2011).

Escape Plan (2013) lo ubicó como el malvado director de prisión que les amarga la vida a los fortachones Silvester Stalone y Arnold Schwarzenegger. Al año siguiente llegó When the Game Stands Tall (2014) para mostrarlo como un entrenador de fútbol americano que busca la resurrección y gloria deportiva con un equipo universitario.

La televisión también lo ha visto triunfar. En 2009 protagonizó el remake de la serie de culto británica The Prisoner, en la cual se encuentra “encarcelado” dentro de los límites de un insólito pueblo lleno de secretos, y entre 2011 y 2016 tuvo un papel protagónico en la críticamente aclamada serie Person of Interest, con guion de J. J. Abrams y Jonathan Nolan, sobre un exagente de la CIA que se alía con un millonario de Nueva York que creó un sistema informático que detecta la identidad de los involucrados en futuros crímenes.

Otro hecho relevante de su carrera es que en el 2018 participó en la película cristiana Paul, Apostle of Christ (Pablo, el apóstol de Cristo), en la cual interpretó a san Lucas.

Pero su actualidad resulta aún más interesante, ya que en 2018 se difundió que Caviezel estaba en negociaciones para unirse a la secuela de La pasión de Cristo, tentativamente titulada The Passion of The Christ: Resurrection, también bajo el liderazgo de Mel Gibson, cuya producción se ha atrasado debido a la pandemia.

¿Cuáles son sus expectativas sobre ese filme? Pues ha comentado que será el más importante en la historia del mundo. (E)