“Soy Georgina Rodríguez. Tengo 27 años y hace 5 años mi vida cambió”, indica la protagonista del documental-reality Soy Georgina, que Netflix lanzó en su plataforma este jueves, 27 de enero, justo cuando ella cumplió 28.

“Cristiano es maravilloso. Es un hombre supernormal”, agrega en el tráiler audiovisual esta joven de padre argentino y madre española que nació en Buenos Aires en 1994, pero al año se mudó con su familia a Murcia y posteriormente al ambiente rural de Jaca (provincia de Huesca, España), donde se crio y trabajó de mesera para ahorrar un dinero que le permitió instalarse en Madrid. Allá empezó como dependienta de una lujosa tienda Gucci, donde conoció a Cristiano, su “príncipe azul”, el deportista portugués que cambió su vida.

De hecho, Soy Georgina comienza narrando ese increíble primer encuentro en Gucci. El flechazo fue inmediato y, al poco tiempo, comenzaron un noviazgo. El futbolista está presente en el reality y cada vez que lo hace no deja de recalcar lo orgulloso que se siente de Georgina, a quien la describe como la “mujer de su vida” y una “madre ejemplar”.

Esta producción de seis capítulos sigue la vida aparentemente de ensueño de esta mujer que pasa sus días rodeada de guardaespaldas, impresionantes casas, vestidos de alta costura y joyas. Sin embargo, sus amigos la califican de “madraza amorosa”, “nada egocéntrica” y “generosa”.

Publicidad

“Como mamá soy tremendamente amorosa y un poco blanda, conmigo mis hijos pueden hacer lo que quieran, los amo tanto que soy incapaz de ponerme estricta con ellos”, dice la modelo, quien aparece en el reality recogiéndolos del colegio, dándoles de comer o preparando sus bolsas de actividades extraescolares.

Fruto de su relación con Cristiano, en 2017 nació su primera hija, Alana, la cuarta hija del delantero y la primera en no ser concebida por gestación subrogada. Antes, habían nacido sus hermanos Cristiano JR (2010) y los gemelos Eva María y Mateo (2017). Ahora, esta pareja está esperando mellizos, quienes nacerían en abril. “La paz que necesito está en casa con Cris, con nuestros hijos”, indica esta modelo, madre, empresaria, bailarina e influencer que tiene 30,2 millones de seguidores en Instagram.

Pero también exhibe gustosamente su actual vida de millonaria. “A Cris le gusta que disfrute del yate con mis amigos”. “El yate es mi segunda casa”, comenta con naturalidad Georgina, quien tiene reunidos a sus amigos en un grupo de WhatsApp titulado “Queridas Team”, donde suele proponerles planes como viajar en su avión privado a ver la Fórmula 1 a Mónaco y alojarse en el yate. “El jet me facilita mucho la vida”.

Netflix ya prepara la segunda temporada de esta producción, en la cual posiblemente se concrete el matrimonio de la pareja. (E)