En el 2017, Juan Paúl ganó el concurso Soy el mejor, kids, de TC Televisión. Desde entonces ha abierto conciertos de Nicky Jam, Silvestre Dangond, Wisin y Yandel, Maelo Ruiz y Américo. Hoy su voz se escucha en las radios del país, en Spotify y YouTube interpretando Salsa para mi padre, un tema original que lanzó el 21 de mayo de 2021.

Juan Paúl y su hermano Bryan Montalván, quien es el autor de la canción, conversaron con este Diario respecto a la carrera que llevan en conjunto tras la presentación de Salsa para mi padre, la pieza tropical producida por el colombiano Oscar Iván Lozano, conocido como Oílo.

La canción nació en julio de 2020, un día antes del cumpleaños del padre de ambos, Juan Montalván. Bryan la escribió y Juan Paúl la cantó como regalo a quien siempre ha apoyado la carrera artística del adolescente de 14 años. Durante la pandemia se dio la producción y grabación, y ahora se promociona en radios de Guayaquil como un homenaje a los padres en su día, que se conmemora este 20 de junio.

Juan Paúl canta desde que tenía cuatro años. Foto: "edwin_Pb "

Juan Paúl se declara tímido, pero en el escenario se transforma: canta, baila y anima. Él mismo dice no reconocerse cuando sale el artista de música tropical a quien el género urbano no le atrae, aunque en algún momento intentó interpretar por estar en boga. Sostiene que Carmen Miranda es su vocal coach, con ella educa y modula su voz. Tuvo temor del cambio en el paso de la niñez a la adolescencia, pero cree que ya se dio y ha logrado el equilibrio adecuado.

El joven intérprete de Tú y yo canta desde que tenía cuatro años y revela que cuando estaba en clases presenciales sus compañeros le pedían hacer miniconciertos en sus horas libres. Junto con Jhonatan Luna interpretó el cover Idilio, video que también comparte en su canal de YouTube.

Juan Paúl toca el bongó, su hermano el piano y juntos sacan los acordes que buscan en el género de su preferencia. Para el cantante, poder hacer un homenaje a los padres a través de un tema es emocionante, porque “el amor de un padre es único, los hijos les debemos respeto, obediencia, tenemos que ayudarlos cuando nos necesitan y ser gentiles”, recalca.

Dice que de su padre ha aprendido la perseverancia, que todo se logra con esfuerzo y trabajo. Y precisamente son esos bríos los que pone al cantar. Sueña con crecer como artista y llegar a escenarios grandes. Hoy es feliz cuando por redes sociales le escriben desde otros países, cuando escuchan sus temas por YouTube o Spotify, la bendición de la tecnología, y todo es orgánico, explica Bryan.