El príncipe Felipe, esposo de Isabel II fallecido a los 99 años, era “un hombre de servicio, honor y gran sentido del humor”, afirmó el lunes su nieto, Enrique, tras llegar a Londres desde su exilio californiano para el funeral.

Con tono desenfadado, Enrique dijo: “Era mi abuelo: maestro de la barbacoa, bromista legendario y un tanto descarado hasta el final”.

El duque de Sussex habló horas después de aterrizar en Heathrow antes del funeral del sábado sin su esposa Meghan Markle, muy embarazada, en su primera visita a Gran Bretaña desde que dejó sus funciones reales y la entrevista de la pareja con Oprah.

“Abuelo, gracias por tu servicio, tu dedicación a la abuela y por ser siempre tú mismo”, dijo en un comunicado en nombre suyo, de su esposa Meghan, de su hijo Archie y de su hija aún no nacida.


Él dijo: ‘Él ha sido una roca para Su Majestad la Reina con una devoción sin precedentes, a su lado durante 73 años de matrimonio, y aunque yo podría continuar, sé que ahora mismo nos diría a todos, cerveza en mano, ‘¡Sigue adelante!’.

El sepelio del esposo de la reina Isabel II de Inglaterra se realizará el próximo sábado 17 de abril. Solo 30 personas asistirán a la ceremonia. (I)