Sus trabajos los han convertido en personajes mediáticos y su vida personal en los protagonistas del jet set criollo. A Marián Sabaté, el público ecuatoriano la ha seguido durante 35 años en televisión, el espacio donde ha desarrollado su carrera periodística. Ahora, son sus hijos Bárbara Fernandes y Alejandro Kenig quienes han elegido la actuación, la música y el modelaje, en ese orden, como sus profesiones. Para las redes sociales y medios de comunicación, la familia Sabaté Fernandes Kenig podría parecer un trío excéntrico, rodeado de situaciones ‘polémicas’ -para sus detractores- que generan contenido y captan seguidores en plataformas digitales, sin embargo, en la intimidad de su hogar, lejos de las cámaras o celulares indiscretos, prefieren la comodidad de ver en pijamas una maratón de películas o series en Netflix, viven sin secretos entre ellos, se apoyan en cada uno de sus proyectos y aunque tienen personalidades muy distintas, la unión es notoria.

Marián, Bárbara y Alejandro fueron citados al estudio del fotógrafo ecuatoriano Joshua Degel para esta entrevista. Entre ellos la relación de madre e hijos es muy cercana. Se pusieron de acuerdo a través del chat familiar que tienen en WhatsApp. Llegaron puntuales, listos para la sesión fotográfica, con la seguridad de quienes han crecido en medio de los reflectores y con el carisma que ha hecho que cada uno se gane su propio público. Son abiertos, no se incomodan con preguntas sobre su vida personal, hablan sin tapujos, orgullosos de su accionar y de los logros que cada uno tiene como individuos.

“A mí nunca me hubiera gustado y a ellos tampoco que los llamen ‘los hijos de Marián’, porque son personas con sus talentos individuales, únicos y sí son mis hijos biológicamente hablando, pero tienen sus propios talentos. Han estado expuestos, sí, y me da mucha pena porque es difícil cuando eres inmaduro, estás en la adolescencia en todo esto que conlleva la palestra pública y el mundo, sobre todo del espectáculo y la farándula, los expuso quizás a comentarios y a vivir cosas que otros chicos no los viven a su edad, y entonces pasaron momentos incómodos los dos, pero por suerte son fuertes, son aguerridos y tienen una personalidad muy definida, pero yo digo que somos open mind”, admite Marián.

“Somos la ONU”, prosigue ‘la reina de la prensa rosa’ al referirse a su familia. Ella nacida en España, sus hijos ecuatorianos: Bárbara con padre brasileño y Alejandro con padre argentino, una mezcla cultural que ha servido además para enriquecer su visión profesional, que los ha llevado a dichos países a conocer y compartir con el resto de los suyos y que siempre los trae de regreso a Ecuador, su primer hogar.

Publicidad

“Los dos cuando eran adolescentes me decían que no querían nada con mi mundo artístico, no querían televisión ni nada con los medios y luego fueron descubriendo y les fue gustando a cada uno lo suyo, ellos son cero farándula (...), me siento muy orgullosa de ellos sobre todo que siempre han aceptado cualquier locura que yo haya hecho o cualquier locura que yo haya cometido, no me lo aplauden, pero me apoyan y eso es importante”, sostiene.

La presentadora de televisión Marián Sabaté junto con sus hijos, la actriz Bárbara Fernandes y el cantante de trap Alejandro Kenig. Foto Joshua Degel. MakeUp: Julio Rangel. Telf: 096-787-7915. IG: @julitorangel. Peinado Víctor Nole. Telf: 096-375-5915. IG: @victornolestyle. Maquillaje y peinado (Bárbara): Arita Miller. IG@aritamillermakeup. Peinado: Mónica Moncayo. IG:@monimoncayo.

La vida sentimental propia y de sus hijos, así como las decisiones que toman de forma individual las han sabido dialogar dentro de casa, intercambiando posturas de forma respetuosa y sin necesidad de involucrar ‘cámaras de televisión’ o reporteros en busca de la primicia informativa. El show business local solo conoce lo que ellos permiten o comparten en sus redes sociales.

“A los hijos uno los quiere siempre, no creo que han hecho nada malo, son seres humanos maravillosos, no es cómo yo los he educado, es cómo son, es la esencia de ellos y la orientación sexual no te hace mejor ser humano ni peor ser humano, ni tu orientación religiosa ni si tienes más dinero en tu cuenta bancaria, ni el color de tu piel, todos los seres humanos somos únicos y el amor es amor, para mí. De ahí mostrar el cuerpo no tiene nada de malo, no me escandaliza, yo salgo en hilo y tengo 55 años, en España hago topless, tengo una tía de 86 años que sale sin la parte de arriba a la playa, porque el cuerpo en Brasil, en España, o es de familia y mis hijos piensan igual, mostrar el cuerpo no es pornografía, mostrar el cuerpo me da libertad, mientras yo no ofenda a los demás, ni mi desnudo agreda a otro, entonces creo que no pasa nada”, sostiene al referirse sobre los titulares que se generaron a raíz de la reciente relación de Bárbara con otra mujer y de las fotos en Onlyfans de Alejandro.

Bárbara, de 29 años, es la más seria de la familia. Desde pequeña, admite, ha sido la más centrada e independiente. “Yo lo máximo que puedo hacer es amarlos y estar aquí y darles un abrazo y cuando tenga un consejo que darles, dárselos siempre por interno, yo no puedo prevenir los suelazos de la gente que amo por mucho que quiera”, dice.

Crecer con el comentario constante de que sus carreras estarían a la sombra de su progenitora o que los llamarían por ser ‘los hijos de’ no se apega a sus realidades y presente. “Hoy por hoy no tengo nada que demostrar y estoy super en paz, no tengo que llegar a ningún lugar, soy superfeliz donde estoy, creo que obviamente tiene muchos beneficios ser hijos de mi mamá, primero que ella sea mi mamá y es maravillosa, partamos de ahí, ser hija de ella significa crecer con alas, crecer libre, crecer diciendo lo que piensas, siendo independiente, abrazando tu esencia, aceptándote cómo eres, ese es el mayor beneficio de ser hija de ella, lo segundo sí es verdad que ya conoces gente desde chiquito y eso puede ser un plus, pero también puede ser un contra, todo depende de cómo lo manejes porque conocen todo de ti, es de doble filo la cuestión”, aclara.

Para Alejandro, de 19, tener a ambas en su vida es un complemento y estabilidad. “Lo mejor de ser su hijo es que nos da mucha libertad, creces sin ningún tipo de problema, feliz y contento de saber que puedes hacer las cosas que te gustan sin ser reprimido, lo negativo de todo es el mundo de la farándula, que la gente ande atrás de ti, que estén pendientes de lo que vayas a hacer, en la adolescencia que no pudiera salir a tomar una cerveza porque le mandaban fotos a mi mamá”, indica el hombre de la casa, quien recalca también que aunque se mude, siempre estará con su mamá. “Así me vaya a otro país me la llevo conmigo”, agrega.

Publicidad

Marián admite además que le encantaría tener un reality al estilo de Keeping Up with the Kardashians. “Somos tan singulares y peculiares que me encantaría que una cámara nos persiga las 24 horas, he pensado en hacer eso pero no me acolitan ninguno de los dos”, dice entre risas.

Bárbara, la actriz de la familia

Tiene una personalidad cautivadora. Es la más cauta al hablar de su vida y familia. Prefiere que sea su trabajo el que hable por ella. La primogénita de Marián ha estado en la pantalla chica local incluso antes de nacer y parte de su crecimiento personal ha sido descubrirse a sí misma como artista y ser humano.

“Estuve rodeada de cámaras desde muy chiquita, hubo una época que me gustaban mucho y luego cuando vi que estar frente a ellas podía tal vez involucrar cierta exposición de tu vida personal, no me gustó, me alejé bastante y luego decidí crear mis propias reglas del juego y decidir hasta qué punto exponía mi vida, qué tanto contaba y no (...), si mi intuición me dice no contar algo o compartirlo porque es muy íntimo, no lo voy a hacer”, refiere la también reikista y coach de meditación.

La actriz ecuatoriana Bárbara Fernandes se ha involucrado en el mundo televisivo desde los 6 años. Actualmente es parte del elenco 'Casi 40tonas', en TC Televisión. Foto Joshua Degel. Maquillaje: Arita Miller. IG: @aritamillermakeup Peinado: Mónica Moncayo. IG: @monimoncayo

Ha trabajado en televisión y teatro. Actualmente forma parte de la serie Casi 40tonas, que estrenó TC Televisión. Y aunque en Ecuador ha intervenido en varias producciones fue en el exterior donde encontró una gran oportunidad de probarse a sí misma como profesional. En España audicionó y obtuvo un papel dentro de la serie Little Birds, para la plataforma SkyTV, en la que tuvo de compañeros de set a artistas como Rossy de Palma.

“Grabar esa serie fue una de las experiencias más increíbles de mi vida, algo superbonito para mí también fue de que fui allá (España) no con la expectativa de hacerme conocida o hacerme una estrella internacional, yo fui a estudiar cine, no fui a hacer castings, yo era camarera, no me alcanzaba la plata, hice mal los cálculos, y cuando me di cuenta me quedé sin dinero y sin dinero no iba a terminar mis clases de cine, entonces como actúo, traté de entrar a una agencia, hice el casting e ingresé a la serie y fue superbonito porque fue inesperado y fue hermoso, porque la Bárbara que de chiquita había escuchado que todo lo que lograra iba a ser solo por su mamá, comprobó que ella sola podía”, recalca.

A los 6 años comenzó a actuar apareciendo esporádicamente y como invitada en diversas producciones, entre ellas Archivos del destino, Solteros sin compromiso, Maleteados, Cuatro cuartos, Sí se puede y Juntos y revueltos.

Es activista de diversas causas. Se define, dice, como ‘todologuista’. “Yo respeto todas las formas de activismo (...) en mi caso puntual, a mí me gusta mucho trabajarlo en un lugar de amor, de compartirlo y siempre dejar un granito de arena desde donde soy, me atraviesan temas que están muy relacionados conmigo como la comunidad LGBTI. Yo antes de salir del clóset en redes, porque ya mi familia y amigos lo sabían, al subir foto con mi novia, yo ya era activista y gracias a ese tipo de fundaciones me sentí apoyada, del activismo como mujer, de protección a los animales y el ambientalista, mi activismo respeta a todos los seres sintientes”, refiere.

Bárbara estuvo casada durante dos años con el también actor Michy Zelaya, con quien mantuvo una relación de cinco años. Actualmente su pareja sentimental es la productora y fotógrafa Pamela Dueñas. “Él y yo somos grandes amigos, nos llevamos maravillosamente bien, él es parte de mi grupo de mejores amigos, prevalecen el cariño y la gran amistad que se formó, el gran compañerismo, hoy por hoy tenemos una compañía de teatro que se llama TOC, que la seguimos manteniendo. Yo no terminé con él o terminamos porque conocí a mi actual pareja, ya habíamos terminado antes por razones personales, en super buenos términos, nosotros tenemos una foto firmando el divorcio con una sonrisa, nos dijimos: esta es otra etapa de nuestras vidas, está todo el cariño de por medio, él siempre supo que yo era bisexual, ya había salido con chicas antes de conocerlo a él, porque he escuchado mucho el comentario de ‘se convirtió' y yo no me convertí, yo nací bisexual y voy a morir bisexual y lo digo con mucho orgullo”, enfatiza.

Con Dueñas lleva saliendo hace algunos meses y asegura que el hecho de que ya conozcan sobre su bisexualidad y su novia es un avance en su crecimiento. “Me siento totalmente liberada, siento que me quité una maleta de encima y creo que poner etiquetas o significante al significado nos ayuda a ver las distintas formas, yo me enamoro de las almas, para mí el amor es libre, yo no veo si es un chico o una chica, yo me enamoro del ser que tengo al frente pero me sirve decir soy bisexual porque me permite exponer realidades frente a esto”, asevera.

Alejandro, el rebelde de ‘letras crudas’

Kenig G es su nombre artístico. Hace doce años descubrió que quería ser cantante. “Estaba en España escuchando esta música en casa de mis primas en Barcelona y sentía que cuando fuera grande quería estar en uno de esos escenarios, no haciendo música sino freestyle, fui por ese lado al inicio. A los 14 años, en el colegio me di cuenta de que era bueno para escribir, al principio me gustaba hacer rap, no tenía disquera, decidí dedicarme al trap cuando conocí a Sebastián Bresciani, mi actual productor”, detalla.

Ha presentado siete sencillos, cinco de rap y dos de trap, y tiene en cola otros 22 singles. Sus letras fuertes, propias de este género musical, no definen su postura ante la vida en la que asegura no ser un machista. “La esencia del trap, como todos los artistas urbanos, de alto rango, siempre va a tener una letra explícita porque usualmente es lo que ellos ven que pasa alrededor. Obviamente la mayoría de mis temas tiene contenido explícito, no me considero una influencia, si van a escuchar mi música recomiendo que sean mayores de edad”, recalca. Aún no tiene un nombre definido para su álbum, pero ya grabó tres de los ochos singles que serán parte de esta producción musical.

Como músico tiene un año de carrera, domina la guitarra, toca piano, y va a estudiar Producción Musical en la Universidad de las Artes y posteriormente seguir con Negocios Internacionales.

Otra de sus facetas profesionales es el modelaje. Es representante del país en el concurso Mr. Model International. Él fue elegido a través de un casting por redes y luego presencial por el missólogo Marco Tapia. “El modelaje es algo que siempre me ha gustado, he hecho pasarelas desde los 15 años para muchas marcas de moda”, añade.

La polémica con su carrera surge luego de la creación de una cuenta en la red OnlyFans y el contenido que publica en ella. “La primera foto que subí fue hace dos meses, era yo en bóxer. Desde entonces he subido 74 fotos de las cuales las últimas fueron las más explícitas, sí salgo desnudo pero de una forma artística. Se ve torso, espalda, glúteos, me hice las fotos con Joshua (Degel) (...), he visto algunos memes y stickers por mis fotos, yo no sabía que las fotos se podían filtrar, con la apertura de la cuenta sí he ganado dinero, al mes te puedes estar metiendo entre $ 800 y $ 1.500. Al inicio lo hice como hobby, pienso seguir subiendo desnudos artísticos. No me da vergüenza que mi mamá me vea”, admite.

Para suscribirse a su cuenta, los usuarios que lo siguen pagan alrededor de $ 19, mientras que por fotos privadas el costo es variable. “No estoy de acuerdo con quienes piensan que es prostitución digital pero sí estoy de acuerdo con que es un contenido de desnudos, no es prostitución digital pero de todas maneras estás vendiendo fotos de tu cuerpo, bajo tu autorización y no estoy quedando con nadie para tener relaciones. Hay muchas mujeres de Estados Unidos, que son de aquí, que me han escrito para conocerme, pero me he negado”, menciona.

Alejandro además mantiene una muy buena relación con su familia en Argentina, con sus hermanos y la madre de ellos. Sin embargo, con su padre -el futbolista Alejandro Kenig- no tiene ningún contacto. “Yo con mi padre rompí vínculo hace cuatro o cinco años, mis hermanos tampoco tienen buena relación con mi papá, son cuatro hermanos, y mi papá cayó preso en Córdoba (Argentina) si no me equivoco, cayó preso por supuestamente estar en un grupo de robo de autos que los pasaba en otro país, pero antes de eso ya habíamos roto vínculo. Mi mamá fue como mamá y papá y la verdad es que nunca me hizo falta una figura paterna como para guiarme, cuando tienes una figura materna únicamente eso te enseña a ser mejor papá en el caso de que tengas hijos”, revela.

Marián, la reina de su casa

Sus raíces se unieron a Ecuador desde que llegó a los 11 años junto con sus padres, Angelines y Bartolomé, desde su natal España. Es extrovertida, enérgica y desinhibida. En octubre próximo cumplirá 55 años, asegura que ya ni siquiera le importa lo que digan los demás de ella y contrario a lo que imagine el público es muy apegada a su familia. Sabe que la mayoría de sus seguidores (en Instagram tiene 1,4 millones) son mujeres y aunque su vida sentimental es también muy comentada en redes sociales, sostiene que son pocos los detractores o mensajes de odio en su contra en dichas plataformas.

Detesta todo tipo de discriminación por racismo, preferencias sexuales o inclinación religiosa y es fanática de las pijamadas en casa con sus hijos.

Su carisma la mantiene como una de las presentadoras de televisión más queridas por el público, ha trabajado en la mayoría de canales locales y pese a que la farándula ha sido su fuerte, se siente totalmente desvinculada del estilo y contenido que actualmente manejan estos espacios. “Está muy heavy y se dicen adjetivos calificativos muy fuertes y se cree que en el online uno puede hacer lo que se dé la gana, se tocan temas que yo dije que jamás tocaría o expondría, entonces ya me sentí incómoda”, menciona sobre su breve paso en uno de los programas del canal VITO TVO, de Vito Muñoz.

Marián Sabaté vive en Ecuador desde que tenía 11 años. En octubre cumplirá 55. Foto Joshua Degel. MakeUp: Julio Rangel. Telf: 096-787-7915. IG: @julitorangel. Peinado Víctor Nole. Telf: 096-375-5915. IG: @victornolestyle.

Ahora son los canales digitales su nueva vitrina laboral. Se ha sumado al canal Telepremier con el programa Noche a noche con Marián, que se mantiene como un espacio de entrevistas. “Obviamente uno la televisión abierta la extraña, te mentiría si digo que no, porque es otro público al que llegas, pero también adoro no tener un jefe, poner mis propios horarios, disponer de mi propio tiempo y que se tome en cuenta todo lo que pienso, opino y decido, y en lo digital puede ser así”, explica.

“Extrañaba volver a esto y no entiendo por qué a los canales de señal abierta, todos los que hay, no se les ocurre volver a hacer un Simplemente Mariela o un Noche a noche con Marián o un Aló qué tal y estamos a punta de realities y la farándula, no lo concibo pero me imagino que son tendencias y deben tener sus estudios. A mí me encantaría hacer un programa con Mariela Viteri, vibraría. Un programa Mariela y Marián, una vez a la semana, las dos, sería genial, pero no se ha dado, o Mariela, Marián y Gabriela Pazmiño, sería una locura, quién habla más que la otra, la reventaríamos”, comenta.

Este mes, su faceta actoral la sube de nuevo a escena junto con Katty García. Estará con la obra Ay mamá, dirigida por Maluly Oliva, con libreto de Fabo Doja. “Hacemos la versión pandemia y nos presentaremos en Cábala, el restobar de Douglas Bastidas.

Si bien durante la entrevista aseguró estar soltera, días atrás se reveló que mantiene una relación con el chef Dagnner Chonillo, de 26 años, quien ya ha aparecido en los segmentos de cocina en canales locales y la acompaña a ella en sus espacios de cocina en su red social. (E)