Hace un mes y medio nació Luciana, su primera hija junto con Fernando Zúñiga. En ese momento llegó la verdadera calma a su vida, o al menos así lo declaró en una de sus entradas de Instagram, en la que muestra a su tierna familia. “Cuando la escuché llorar volví a nacer, sentí paz y cualquier incertidumbre se fue, está sanita”, dice parte del amplio texto que escribió como pie de foto.

Como dice el popular dicho: “Después de la tormenta llega la calma”. Y aunque, quizá, para la actriz ecuatoriana vaya a ser una etapa bastante ajetreada, lo que parece ser es que su felicidad sí se va complementando luego de la inquietud que produjo un video íntimo de ella (con una expareja) viralizado en las redes.

Actualmente realiza una campaña en las redes (Mi Intimidad Violada) para que la Asamblea Nacional haga leyes que reprendan a aquellos que cometan violencia digital sexual. “Siento que mi caso lo ven sin importancia, lo minimizan, y no solo las leyes y el sistema judicial, sino también la sociedad”, ha expuesto en Instagram Guerrero.

Cuando aquello de la viralización del video íntimo ocurrió, ella ya se encontraba en estado de gestación y con miedo de perder a su bebé. También sostenía una relación con su —en ese entonces— enamorado, Fenando Zúñiga. La buena noticia para los seguidores de la artista es que su fecha de casamiento con Zúñiga está próxima.

En una entrevista para el matinal En contacto, reveló que contraerá matrimonio el 22 de abril.