A finales del 2020, Depp comunicó a sus fanáticos que el estudio de cine Warner Bros le pidió que renunciara a su rol como Gellert Grindelwald (Animales fantásticos) frente al escándalo mediático que desató las graves acusaciones de su exesposa Amber Heard hacia el actor. Una disputa legal que continúa hasta hoy y que atrae la atención de cientos de fanáticos en todo el mundo.

“A la luz de los recientes eventos, quiero hacer una breve declaración. Primero, quisiera agradecer a todos los que me han regalado su apoyo y lealtad. Los muchos mensajes de amor y de preocupación me han conmovido, especialmente en los últimos días”, escribió entonces Depp.

“En segundo lugar, quiero dejarles saber que Warner Bros me ha pedido renunciar a mi rol de Grindelwald en Fantastic Beast, una petición que he respetado y he aceptado”, continuó el actor de 58 años de edad. Sin embargo, advirtió que continuaría peleando por decir la verdad y probar que las acusaciones en mi contra son falsas. “Mi vida y carrera no se definirán por este momento de mi vida”.

Publicidad

Mads Mikkelsen asumió el rol en reemplazo de Depp, una decisión que, según comentó, tampoco le resultó fácil pues tuvo dos días para decidir. Depp interpretó al mago oscuro en las dos primeras adaptaciones cinematográficas de la obra de J.K. Rowling.

Sin embargo, según The Hollywood Reporter, Warner Bros le habría pagado el salario completo a pesar de que solo había filmado una escena desde que comenzó la producción en Londres.

A pesar de la polémica, Depp mantiene su contrato con Dior para promocionar el perfume Sauvage.

Publicidad

El actor encontró la fama por primera vez en 21 Jump Street el exitoso programa de televisión de los años 80. Ascendió al estrellato de Hollywood con la película de culto de Tim Burton Edward Scissorhands en 1990, protagonizada junto a Winona Ryder, quien sería su futura pareja.

En las siguientes décadas, ganó elogios por sus papeles en Donnie Brasco y Sleepy Hollow.

Publicidad

Pero en los últimos años, no logró alcanzar alturas de taquilla similares con The Lone Ranger (2013) y Dark Shadows (2012), dirigida por Tim Burton. Las cintas se hundieron en las críticas y en la taquilla.