El basquetbolista Nikola Jokic se convirtió recientemente en el primer jugador en la historia de la NBA en lograr 2.000 puntos, 1.000 rebotes y 500 asistencias en una sola temporada, pero su camino por el deporte que lo apasiona no siempre fue color rosa.

En el pasado, el serbio sufrió las consecuencias de tener un cuerpo “atípico” al común de un basquetbolista y gracias a su dedicación, hoy en día se consagra como uno de los nuevos reyes de la NBA, según reseñó Marca.

Este es el millonario “salario” que Cristiano Ronaldo le entrega cada mes a Georgina Rodríguez para sus gastos y cuidado de sus cuatro hijos

Nikola Jokic: De “niño gordo y patoso” a nuevo rey de la NBA

De “niño gordo” a estrella en el mejor básquet del mundo. Jokic es un jugador que llegó a lo más alto del podio combatiendo las dudas que generaba a principio su físico y deja claro que su inteligencia es su principal arma.

Su físico siempre fue cuestionado, aunque calló las críticas con su talento. En su niñez y parte de la adolescencia tuvo sobrepeso y con su gran tamaño, también tenía unos pies exageradamente grandes, sus amigos le hacían bromas por ello.

Publicidad

Nacido en Sombor, una pequeña ciudad de Serbia con frontera con Croacia, donde se desarrolló la Guerra de los Balcanes, creció en una población atacada por los bombarderos.

Sin embargo, afirmó a ESPN en el año 2017, que su infancia fue feliz y se dedicó al fútbol y los caballos. Además, era amante de las bebidas gaseosas.

“Es verdad, no tenía un cuerpo atractivo”, expresó Tim Connelly, gerente general de los Denver Nuggets, su equipo en la NBA y el encargado de arriesgarse al contratar a Jokic luego de darse a conocer en Europa mientras estaba a punto de firmar con el Barcelona.

Su llegada a la NBA dejó sensación de indolencia

Llegó en un draft poco llamativo en el 2014 y con cierta polémica. Ignorado hasta el puesto 41, el jugador de 2,11 de estatura fue anunciado durante un spot de tacos en la televisión en plena ceremonia y él fue captado durmiendo como si lo que sucedía no le importara.

Publicidad

Ese incidente lo etiquetó de indolente y su llegada fue por la puerta de atrás, pero ahora es una de las grandes estrellas del torneo.

El pívot ya había acordado con el Barcelona, según reconoció su agente, Misko Raznatovic. Los ojeadores azulgrana dudaron tras ver por última vez a Jokic y lo dejaron ir.

Durante la pandemia perdió casi 20 kilos, lo que significó una gran transformación física para el deportista de 27 años y notablemente mejoró su condición, lo que también le permitió perfeccionar su capacidad para el pase, algo poco habitual para un jugador de su posición o sus características.

El portal As, menciona los cambios que tuvo que realizar Nikola a su llegada a los Estados Unidos ante sus malos hábitos alimenticios, para convertirse en un hombre ágil en el tabloncillo.

Publicidad

Contó en una entrevista con el medio Arenasport: “Solía tomar dos o tres litros de Coca-Cola todos los días y tomé mi última lata en el vuelo a Estados Unidos”.

En la NBA se consagró en la temporada 2015-2016, por lo que fue incluido en el quintento de novatos del año.

Tiene cuatro juegos de las estrellas en su currículo, en la temporada 2020-2021 fue nombrado Jugador Más Valioso y en el 2016 participó en los Juegos Olímpicos de Río, ganando medalla de plata con su selección nacional. (E)