Actor de doblaje, músico, cantante, locutor, modelo, director musical, actor, traductor y sociólogo es el perfil del mexicano Marc Winslow, un entusiasta joven que encontró en la actuación su pasión. Dedicarse a este arte le permitió abrir puertas en grandes productoras, como Disney, Pixar, Netflix, Marvel, Apple TV, FOX, como actor de doblaje o director.

¿Cómo empezó esto del doblaje? “Empecé en locución cuando tenía unos 12 o 13 años”, dice. “Comencé haciendo comerciales. Estudié con la maestra Paty Palestino, cuando me invitó a un curso de verano y, de hecho, me becó. Entonces, mis estudios de locución fueron gratis en una escuela que tenía, llamada Spot. Ella es la voz de Doris en Buscando a Nemo. La contacté por Facebook y le dije que estaba interesado y cómo podía entrar; me preguntó si tenía algo de experiencia; le respondí que ninguna, que solo canto y toco el piano”.

Winslow, quien también domina el inglés y francés, forma parte de ese nutrido grupo de actores mexicanos que prestan sus voces para un sinnúmero de personajes del cine y la televisión. “En realidad, cuando el doblaje empezó en Latinoamérica fue en Argentina; fue el primer país que lo tomó, gracias a Disney y a otros aspectos. Hoy, los mismos argentinos lo dicen: ‘Llegó a Argentina y México lo perfeccionó’. Personalmente, pienso que la cantidad de actores y la cantidad de trabajo simplemente se concentró mucho en el país (México); entonces, teníamos que hacerlo lo mejor posible. Es como cualquier cosa: mientras más la haces, mejor te va saliendo cada vez. Se fue perfeccionando gracias a nuevas técnicas de doblaje. Luego dijeron que México era líder en cuanto a doblaje”.

Marc presta su voz a muchos personajes, tales como Gerald, de ¡Oye, Arnold!; Phineas, de Phineas y Ferb; Peter Maretti, del videojuego Call of Dutty: Black Ops III; Phantomhive, de Kuroshitsuji; Tomioka, de Kimetsu no Yaiba; Zed, en Zombies; Luis, en Patoaventuras; Ezreal, en League of Legends; Stewie, en Padre de familia; Nelson, en Los Simpson; Hiro Hamada, en Grandes héroes, la serie; entre otros. ¿Cuál es su favorito? Hay muchos, comenta. “Me gustan mucho los de anime, porque me permiten conocer países, ciudades y a mucha gente. Un ejemplo es Luis, de Patoaventuras; Ezreal; Giyū Tomioka, que ahorita es como un superbum, por la serie Demon Slayer...”.

Publicidad

El artista estudió en la UNAM (Universidad Autónoma de México). En realidad, tiene una agenda apretada en cuanto a trabajos y proyectos en los que se encuentra actualmente (pero no puede adelantar detalles hasta sus estrenos). “Hay muchísimos proyectos. Para que tengas una idea, a la semana estoy teniendo como 60 trabajos diferentes. Esto es gracias a la versatilidad, ya que de pronto puedo hacer canciones; y, si no hay canciones, hago comerciales; y, si no, pues, hago doblajes. Hago de todo un poco”.

A sus 26 años goza de prestigio. La cantidad de proyectos y trabajos avalan su trayectoria. “De mi trabajo lo que más me gusta es variar. Hay días en que estoy muy feliz haciendo dirección, pero hay otros en que no puedo más con mi vida (risas). Entonces necesito cambiar un poco de aire y, de pronto, poder decir: ‘Ahora me dedico solo a hacer música, o actuación’, algo que no he hecho mucho. Eso es lo que más me gusta, la variedad”.

Marc Winslow, actor de doblaje. Foto: cortesía.

¿Doblaje es actuación?

“Sí y no. Es un tipo diferente de actuación”, destaca el actor. Dice que es una especialidad de la actuación. “Así como hay gente muy buena en teatro, otra en cine, otros en televisión; no es igual una a la otra. En teatro, por ejemplo, el actor es muy histriónico y muy exagerado, porque necesita que el público lo vea; gritan y proyectan mucho, ¿no? En doblaje, obviamente, la especialidad es la voz. Tú puedes estar haciendo tu trabajo, pero si tu voz no responde a lo que quieres transmitir, realmente no funciona. La regla básica del doblaje es actuar, sí; pero la idea es que puedas transmitir a través de tu voz lo que otros actores transmiten con su cuerpo”.

Dentro de lo que hace, a Marc le encantaría enfundarse un traje de superhéroe. “Sería cool ponerme un traje de superhéroe y aparecer en la televisión o en el cine; me gustaría mucho. Trabajo bastante. Me levanto a las siete y treinta de la mañana y estoy ocupado hasta las once de la noche. El día se me pasa en dirigir, hacer doblajes de mis personajes fijos; busco los espacios libres para grabar. Si no tengo que hacer eso, salgo a hacer un videojuego. Cuando no tengo nada de eso, porque hay días que pasa, me gusta jugar tenis, fútbol, nadar, andar en bicicleta; me gustan mucho los deportes extremos, como escalar. También me gusta ir a los centros comerciales. ¡Ah!, también me gustan los masajes relajantes”.

Publicidad

Para aquellos que quieren dedicarse al doblaje, Marc tienen algunas sugerencias. “Primero, ser disciplinado. Luego, estudiar lo que más puedan; especialícense en la voz: vean qué resonadores tienen, hasta dónde pueden llegar con el rango de su voz, para que su gama de personajes pueda ser más alta y lograr la versatilidad. Recomiendo que sean personas que están siempre hambrientas de conocimiento si van a dedicarse a esto, y que estén lo mejor preparadas posible para que, cuando los pongan frente al micrófono, puedan hacer algo muy bueno”.

Winslow forma parte de ese nutrido grupo de actores mexicanos que prestan sus voces para un sinnúmero de personajes del cine y la televisión. Foto: cortesía

La voz es la principal herramienta de trabajo de Marc y, en este sentido, debe darle los cuidados respectivos. “No tengo una rutina como tal, pero sí tengo ciertos cuidados, como evitar cambios bruscos de temperatura; la comida que ingiero no debe ser muy grasosa o picante; esta me deja la lengua como escaldada. El aire acondicionado, si lo tengo directo, me hace daño. No puedo permitirme una simple gripe. ¡Imagínate!, no podría darle la voz requerida a cada uno de mis personajes”.

La sociología ha sido un gran aporte en su trabajo. “Realmente, la sociología hace que se mezcle todo muy bien. Es una carrera que ayuda en historia, geografía, economía, etc. Culturalmente, para ser director, debes ser muy rico en conocimientos, porque justamente te da muchas visiones sobre la vida. Eso me ha ayudado a la caracterización de mis personajes”.

Marc ya ha estado en Ecuador. Hace poco estuvo en Quito como parte de su agenda de autógrafos. Entre varias comidas, comió fritada, pero lo que más le gustó de ese plato fue el maíz tostado. “Ojalá que en Guayaquil haya (risas)”.

Publicidad

De hecho, el artista estará en el Anime Weekend, un festival que se realizará en su primera edición en Guayaquil del 23 al 24 de julio en Guayarte, desde las 14:00 (entrada gratuita). Habrá show de karaoke, bailes de k-pop, cosplay, exposiciones, ilustradores, concursos, anime, cómics y productos relacionados con toda esta cultura. Marc es el invitado especial, con una presentación el sábado 23 de julio a partir de las 18:00.

El evento cuenta con el aval de la Dirección de Gestión y Promoción Cultural, empresa de la Municipalidad de Guayaquil. Los interesados en participar deberán registrarse a través de las redes sociales del evento: @ANIMEWEEKENDEC.