Publicidad

Ecuador lidera en innovación artificial en el ámbito médico

El Doctor Carlos Robles ideó un aparato de inteligencia artificial que fue desarrollado localmente y alcanzó un reconocimiento internacional.

Se observa al Dr. Carlos Robles-Medranda, endoscopista y gastroenterólogo ecuatoriano galardonado con la Innovación Tecnológica del Año en ESGE DAYS 2021, realizando una ecoendoscopia con Inteligencia Artificial, tecnología única en el mundo desarrollada por expertos nacionales.

El Instituto Ecuatoriano de Enfermedades Digestivas (IECED) a través de los años ha fortalecido las áreas de investigación y tecnología, y en esta ocasión se lleva el más alto reconocimiento de la Sociedad Europea de Endoscopia Gastrointestinal (ESGE), que en el marco de su Congreso Internacional “ESGE Days 2021” premió al equipo médico ecuatoriano con el galardón a la Innovación tecnológica del año 2021, en la categoría Best Procedural Innovation.

El trabajo ecuatoriano se presentó como “Aplicación de inteligencia artificial en tiempo real para el reconocimiento de anatomías durante la evaluación de ultrasonido endoscópico: un estudio piloto”. Esto consiste en el desarrollo de un aparato de inteligencia artificial ideado por el Dr. Carlos Robles Medranda, director del IECED.

A este logro se le suman siete trabajos de investigación, que también fueron aceptados para exposiciones orales y presentaciones de pósteres, de los cuales, dos se destacan por ser pioneros mundiales en el uso de la inteligencia artificial (AI) en la ecoendoscopia y en la colangioscopia, respectivamente.

“La inteligencia artificial definitivamente es el futuro, ya que permitirá que se pueda llevar a cabo un sinnúmero de diagnósticos con más precisión y adicionalmente incrementar los diagnósticos”. También menciona que el uso de la inteligencia artificial va a tener un efecto importante en el aprendizaje de los médicos porque “podrán aprender mucho más rápido y podrán operar de una manera más eficaz”, dice Carlos Robles Medranda.

Publicidad

Para este el estudio premiado por la ESGE, se tomaron alrededor de 1.900 muestras de colangioscopias de pacientes con malignidad (con colangiocarcinoma/cáncer) y sin malignidad (sin colangiocarcinoma/cáncer), y se evaluaron patrones sugestivos de malignidad y biopsias, que fueron revisadas y analizadas por dos colangioscopistas del IECED, para corroborar que la información sea correcta.

Robles Medranda fue el primero en el mundo en desarrollar la primera clasificación de lesiones malignas de la vía biliar a través de la colangioscopia. Esto se realiza mediante una técnica llamada colangiapatografía retrógrada endoscópica. El especialista explica que esto permite “pasar un endoscopio por otro endoscopio por la vía biliar y determinar exactamente lo que está pasando”.

La inteligencia artificial desarrollada por solo ecuatorianos

El sistema presentado y que se ha destacado frente a los de Europa y Estados Unidos fue realizado por ecuatorianos en nuestro territorio. El trabajo médico se unió al de los ingenieros en sistemas para lograr el desarrollo del equipo que aún continúa en fase de pruebas. Realmente ya se encuentra listo, sin embargo, se están encargando de pulirlo, ya que la máquina se alimenta a través de información y muestras y de esa manera se torna más precisa.

Juan Carlos Méndez (35 años) es quien lidera al equipo de ingenieros en sistemas de Medconsgroup (hay cinco ingenieros más) desde hace tres años cuando empezó todo. Explica que principalmente el aparato está diseñado para detectar órganos y que esto ayuda al aprendizaje de las ecoendoscopias.

El profesional indica que el artefacto incluye “redes neurales y machine learning, que es algo no tan nuevo en informática pero que se ha venido desarrollando desde hace solo cinco años en informática a nivel mundial”.

Expone que los doctores, luego de los procedimientos, toman las muestras de los órganos, estas son procesadas por el sistema y después se genera el modelo de inteligencia artificial, que es el que la máquina detecta. Actualmente están usando tablets para que los médicos puedan utilizar el sistema desde cualquier lugar y detectar los órganos.

“Siempre estamos actualizando las muestras para que la máquina tenga más precisión al momento de diagnosticar”, comenta Méndez. “Lo estamos haciendo más rápido y perfecto”. El órgano afectado se puede determinar de forma inmediata, hay un retraso de tres o cinco segundos, y eso es lo que se está mejorando.

El grupo de sistemas desarrolló su propio hardware para cumplir el objetivo. Importaron piezas desde Estados Unidos, pero fue desarrollado por ellos, aquí, localmente. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?