En 2002, la pareja bautizada como “Bennifer” por los fanáticos comenzó un romance que hoy al parecer se retoma. Sin embargo, antes de comprometerse, Jennifer y Ben trabajaron juntos en dos películas: Gigli en 2003 y Jersey Girl en 2004. Un año antes, López recibió un anillo con un diamante color rosa valorado en más de 2 millones de dólares,pero ya en enero del 2004 la aplazada boda se canceló definitivamente.

Con respecto a su trabajo cinematográfico en conjunto, la primera película, Gigli, fue el escenario en donde ambos se conocieron.

Ben Affleck, el ex de Jennifer López, revela lo que aún admira de ella

Para interpretar a Larry Gigli, Ben Affleck apareció como un ladrón de poca monta al que encargan secuestrar, y más tarde cortarle un dedo, a Brian (Justin Bartha), el hermano menor con problemas mentales de un poderoso fiscal federal para evitar que un jefe de la mafia vaya a la cárcel.

Gigli recibe la visita de Ricki, interpretada por Jennifer López, una chica de espíritu libre enviada como refuerzo, y Gigli llega a extremos increíbles para ganársela. Cuanto más se resiste más fuerte se hace su atracción por ella y al dejar que sus sentimientos interfieran en los negocios, Gigli y Ricki desencadenan una serie de acontecimientos que cambian sus propias vidas.

Publicidad

Mira a continuación el tráiler.

La segunda película se estrenó en 2004, cuando ellos ya tenían una relación amorosa. En la cinta Ben Affleck da vida a Ollie Trinke, un viudo que debe hacerse cargo de su hija; tarea difícil al mezclarlo con su trabajo, por lo que decide pedirle ayuda a su padre y mudarse con él y su hija a su casa de Nueva Jersey.

JLo no aparece mucho en la película, y Ollie mantiene muy fija la imagen de su difunta esposa hasta que conoce a otra joven de la que se enamora.

Mira el tráiler de esta película a continuación:

Tras su rompimiento a inicios del 2004, JLo y Affleck adjudicaron al acoso constante que recibían por parte de la prensa y de los paparazzi el fin de su relación porque había desgastado el vínculo.

Ahora, 17 años después. al parecer la amistad que nunca se rompió podría florecer otra vez en amor y puede ser que esta vez sí termine en matrimonio. (I)