Es hora de presentar a Roy Choi, un hombre icónico en el mundo de las artes culinarias y exalumno del CIA o Culinary Institute of America (Instituto Culinario de América, por sus siglas en inglés).

Nació en 1970 en Seúl, Corea del Sur. Habiéndose conocido inicialmente en los EE. UU., los padres de Roy decidieron volver a emigrar a los Estados Unidos en 1972 y criar a su familia en Los Ángeles (California). En su nueva tierra de oportunidades, la familia Choi abrió muchos negocios durante su permanencia en ese país, desde una licorería hasta una lavandería y eventualmente una exitosa empresa de entrega de joyas (delivery).

Una de estas empresas resultó ser un restaurante coreano llamado Silver Garden, en el que su mamá preparaba kimchi (un plato tradicional coreano hecho de repollo fermentado) que se haría tan popular al entregarlo puerta puerta en las casas de su comunidad.

Su tiempo en el restaurante familiar fue clave para convertir a Roy Choi en un apasionado cocinero. Él ha dicho que su recuerdo favorito cuando era niño era hacer albóndigas con su madre a la edad de 8 años.

Publicidad

Después de años de mudarse y probar diferentes modelos de negocios, la familia Choi finalmente encontró oro (literalmente) con su negocio de entrega y diseño de joyas. Eventualmente, se volvieron muy ricos y se mudaron a uno de los barrios de clase alta de Los Ángeles, Villa Park en el Condado Orange. Desafortunadamente el éxito de la familia de Choi no se tradujo en completa felicidad para el aspirante a chef. Pasaría su infancia confundido sobre su camino en la vida, incluso consumiendo drogas como la marihuana y la cocaína (volviéndose adicto a esta última).

Sus padres lo enviaron a la escuela militar, lo que solucionó en parte el problema. Luego viajó a Corea del Sur para enseñar inglés antes de regresar a los Estados Unidos para estudiar filosofía.

Roy Choi pasaría un semestre en Western State University antes de abandonarla alrededor de 1994. Si bien su vida tenía más estructura que antes, no era más satisfactoria.

El propio Choi describe el periodo comprendido entre 1994-1995 como una “época oscura” ya que no podía encontrar una dirección en su vida. A través de esta época de confusión, hallaría su principal inspiración en Essence of Emeril (La esencia de Emeril), un programa de televisión creado y conducido por Emeril John Lagassé, famoso chef estadounidense, autor de libros de cocina.

Publicidad

Esta inspiración lo llevaría a inscribirse en el CIA en 1996 y puso en marcha una cadena de eventos que impulsaría su carrera hasta la fama. En palabras de Roy, “el programa de Emeril salvó la vida de un cabeza de chorlito”.

Cuando Choi ingresó al CIA, descubrió que el aprendizaje avanzado y estructurado era un contraste positivo de cómo había sido su vida hasta ese momento. Sobresalía en sus clases y decidió meterse en un internado de prácticas trabajando en el restaurante francés Le Bernardin en Los Ángeles.

En 1998 se graduó en el CIA y, como muchos otros, comenzó su carrera en el mundo culinario de clase alta. Trabajó en muchos restaurantes y hoteles de lujo como el Beverly Hilton, Embassy Suites Sacramento y Rocksugar Pan Asian Kitchen de 1998 a 2007.

Los tacos coreanos, creación del chef Roy Choi. Foto: cortesía Publifix.net.

Si bien el repertorio profesional de Choi era convencionalmente impresionante, estaba interesado en seguir una ruta diferente en su carrera. Tenía una gran pasión por contar su historia a través de su comida, gracias al tiempo en que creció en Los Ángeles lo que lo hizo enamorarse de la ciudad y su amalgama de culturas. Como resultado, Choi quería crear alimentos que fueran a la vez una celebración de su propia herencia cultural y la de la ciudad que amaba. Fue así como el taco coreano nació.

Publicidad

La comida callejera en Los Ángeles era una parte integral de la cultura y los tacos estaban a la vanguardia, pues a menudo se sirve en vehículos conocidos como camiones de tacos (taco trucks).

Gracias a las redes sociales

En 2008, Choi irrumpió en la escena con un pequeño equipo conformado por familiares y socios para crear lo que sería su consagración y logro: Kogi.

Kogi comenzó como un único camión de comida callejera que se trasladaba por Los Ángeles sirviendo su plato estrella: tacos de barbacoa coreanos. A menudo aparcaban cerca de clubes nocturnos y sitios de trabajo para vender su comida.

Actualmente, Kogi Korean BBQ es una flota de camiones de comida de fusión, famosa por su combinación de comida coreana y mexicana y también por su dependencia de la tecnología de Internet, especialmente Twitter y YouTube, para difundir información sobre sus ofertas y ubicaciones.

Publicidad

A pesar de la prestigiosa experiencia y educación de Choi, él insistió en mantener sus precios bajos ($ 2 por taco). Para él, la ganancia monetaria pasó a un segundo plano para dar lugar a que su comida sea más conocida. “Obtenemos otro tipo de ganancias, esta es convertimos en seres muy espirituales y humanos”, dijo Choi.

Kogi Korean BBQ es una flota de camiones de comida de fusión, famosa por su combinación de comida coreana y mexicana. Foto: cortesía Publifix.net.

Muy pronto, el humilde camión de tacos de Choi despertaría un frenesí de atención, particularmente de la generación más joven. Mientras Twitter comenzaba a florecer en ese momento, muchos elogiaron al camión hasta que alcanzó un nivel de proporciones casi míticas en Los Ángeles. La leyenda de “el misterioso camión de tacos que vende barbacoa coreana por $ 2″ se convertiría en un tema de conversación común. Eso ganó tanta popularidad que la empresa comenzó a informar sus actualizaciones diarias sobre dónde y cuándo estaría el camión, ya que Kogi fue “el primer comedor viral”.

A medida que creció la popularidad de Choi, también lo hizo su “miniimperio”, ya que ahora tiene cuatro camiones Kogi operativos en Los Ángeles, una taquería, un servicio de catering, un bar (Alibi Room) y un restaurante llamado Kogo, que ha sido aclamado por su versión única de los famosos tazones de arroz coreano.

Aparte de sus logros con su destreza culinaria, a través de su actitud peculiar, sus antecedentes interesantes y el compromiso de compartir sus culturas coreana/LA ha generado una gran cantidad de interés público.

Coprodujo y fue asesor de la popular película independiente Chef con el director y actor John Favreau (de hecho, se inspiró en el propio Choi). Más tarde, él y Favreau cocrearían una serie de Netflix llamada The Chef Show, en la que ambos exploran varios aspectos notables, como negocios gastronómicos y la cultura que los rodea. Choi también escribió el libro L.A. Son: My Life, My City, My Food (Hijo de Los Ángeles: mi vida, mi ciudad, mi comida), en el que relata los desafíos de crecer en Los Ángeles y la cultura culinaria de la propia ciudad.

Mientras Choi rompió el molde del tradicional chef de lujo después de graduarse en el CIA, fue su aprendizaje en esta última instancia de enseñanza la razón por la que el joven chef pudo irrumpir en la industria. Hoy, él le da crédito al instituto por su ambiente de enseñanza genuino y amigable que es capaz de convertir a los estudiantes en chefs profesionales.

Roy Choi ha vivido una vida extremadamente interesante y colorida, con una impresionante carrera construida tanto en su pasión por la comida como en los cimientos de su educación.

Texto: Chris Robinson (vía Publifix.net) / Traducción: Alex Carrillo J.