Tener miedo, después de todo, no puede ser tan malo. Probablemente se requiere sentir esta sensación para saber de nuestros límites y de lo que somos capaces. Todos los días nos enfrentamos a diferentes situaciones, que de alguna manera forjarán el carácter, y si se cuenta con herramientas a lo mejor es fácil. Es por ello que Daniel Habif dará una conferencia virtual denominada ”Al carajo el miedo”, prevista a desarrollarse el 13 de junio a las 19:00.

“Creo que el individuo universal sí necesita un miedo que le haga vivir, un miedo que lo lleve a amar, a entender, a debatir, a soñar, este tipo de miedo siempre es bienvenido; pero hay miedos que tenemos que aprender a domar, a transformarlos, por supuesto...”, dice Habif a este Diario desde Ciudad de México.


Daniel Habif: ‘Inquebrantable es alguien que tiene miedo pero no se mantiene asustado’

Según el creativo, hay aspectos positivos en el miedo y, en realidad, necesitamos el miedo para poder transcender. “Sin el miedo ya nuestros antepasados hubiesen sido devorados; y comprender que sin el miedo no hay grandeza, que sin el miedo no se pueden lograr hazañas importantes, y que a veces este miedo puede ser la sensación que valdrá la pena, o sea, te puede empujar a vivir en un constante estado de superación; pero esto no significa que debamos crear estrés de forma permanente, pero una buena dosis de miedo hace que te pares de la cama...”, explica.

Publicidad

“Ahora, si el miedo no proviene del deseo de superación o de llegar más allá, suele tener una raíz, una falacia... Y el miedo cuando es muy catastrófico, que esté lleno de excusas para justificarte y este miedo se deriva en cantidad de temores, el temor a no ser digno, a no satisfacer las expectativas, a la soledad, al dolor físico, al compromiso, al rechazo”, agrega.

En ese sentido, el mexicano señala que el miedo debe ser visto desde tres perspectivas: la primera, la biológica. “Hay que conocer la biología del miedo, que tiene una arquitectura muy bien marcada, aunque se sabe del miedo muy poco, lo que sabe la ciencia del miedo también es muy poco comparándolo con el vasto universo que hay detrás del miedo”, detalla.

La segunda es la psicológica; mientras que la tercera, la espiritual. “De forma individual uno tiene que ir encontrando las herramientas que le ayuden a desmantelar estos miedos paralizantes; al fin y al cabo, es un asunto también de perspectiva. El miedo puede fungir como un gran aliado en tu vida o puede mantenerte completamente estático”, apunta.

Dominar el miedo puede ser posible, y de acuerdo con Habif, la potencia de ese miedo depende de nuestra identidad, del conocimiento. “No podemos evitar que estos pensamientos aparezcan en nuestra cabeza, pero sí podemos evitar que aniden en nuestra cabeza; y por supuesto que las circunstancias que nos rodean hacen mucho más propenso que nuestro miedo se pueda potencializar, y a lo mejor no podemos con todas esas circunstancias, pero sí podemos cambiar una de esas circunstancias con la actitud que abordamos las incertidumbres que están delante de nosotros”, indica.

Confiesa que él también ha estado contra las cuerdas con el miedo. “También he vivido esos miedos que te penetran la sangre, que te congelan. Yo soy alguien que lo primero que hice para analizar el miedo fue enfocarme en los libros de neurología antes de cualquier otra especialidad, y esa decisión en mi vida resultó bastante acertada, porque una vez que aprendes a diseccionar tu cerebro, aprendes de dónde viene ese temor y eso te ayuda a que sea más fácil comprender las reacciones que hay adentro de tu cuerpo... Incluso sueles encontrar ciertas claves para contrarrestarlas y yo he encontrado muchas técnicas en mi vida para contrarrestar estos miedos, no siempre los hago desaparecer (cita como ejemplo): respiraciones diafragmáticas... la meditación, la oración...”, señala.

Daniel Habif: Es mejor una aventura

Si se requieren resultados con las técnicas, el conferencista señala que debe darse el tiempo para realizarlas. “Hay gente a la que le aterra utilizar 20 minutos de su vida para meditar, para orar, porque sienten que eso es cero productivo... sienten que pierden su tiempo; salen a la calle con esta ansiedad de estar ocupado, ocupado...”, afirma.

Publicidad

En una época en la que la mayoría ha perdido a seres queridos y sentimos miedo por el futuro, ¿cómo podemos no sentir miedo? “El miedo nunca desaparece, no quisiéramos que desaparecieran los miedos. Yo no promuevo que uno niegue los miedos, eso sería negar la realidad, negar el dolor humano sería negar la humanidad. Y claro, ya ha sido muchísimo lo que hemos sufrido, mucho lo que hemos perdido, la muerte que cada día es más inoportuna, y millones de nosotros perdimos a un ser que amamos en esta intempestiva muerte, y cuando perdemos a alguien que amamos se nos rompe el mundo...”, responde.

Habif menciona la importancia de entrenarse. Si vuelve otra pandemia, ¿qué vamos hacer? “Hay que estar anticipados... la capacidad de entrenarse. Muchos tomaron esta pandemia como un espacio de entretenimiento en lugar de un espacio de entrenamiento... Hay que analizar todos los efectos de esta pandemia en el ser humano... porque si no vamos a seguir deteriorando nuestra autoestima... tenemos que entrenarnos... Y no veo otra forma de cambiar nuestro futuro que cambiando la educación que está completamente quebrada en Latinoamérica”, asegura.

“A mí no me importa quién sube a la Presidencia, si es alguien de izquierda o derecha, porque toda la violencia, la convulsión que hay en Latinoamérica se gesta en el corazón, ahí es en donde están todas sus miserias... Y mientras que no sea cambiado el corazón de aquellos que se sientan en una silla presidencial o que gobiernan un municipio y un estado, nosotros seguiremos viendo el caos aparecer delante de nuestras narices...”, añade.

El mexicano insta a cambiar la palabra nunca por quizás. “Las palabras que nos condenan son las palabra absolutas: ‘Nunca voy a salir de este problema’, ‘siempre la gente me falla’, ‘jamás voy a lograr’. Estas palabras tienen un impacto durísimo, y si tan solo cambiáramos el nunca por quizás. ‘Quizás lo logre’, ‘quizás lo intento’, ‘quizás me perdona’, ‘quizás recupero todo lo perdido’, quizás, simplemente quizás, esto nos llevaría a activar nuestra fe de una forma diferente...”, apunta.

Los pases para la conferencia virtual se pueden adquirir en www.danielhabif.com. (I)