Solo el deseo se pondrá en escena este viernes 30 de septiembre en la Sala Multiartes del Teatro Centro de Arte. La versión de La señorita Julia, original de August Strindberg, será dirigida por Eduardo Muñoa y se extenderá por aproximadamente 75 minutos.

El elenco lo integran Noralma Reeves, Chilo Granja y Michelle Zamudio, quienes además trabajaron junto con el director para encontrar la parte final y el desenlace de la obra. “Hemos ido construyendo una dinámica para ir, de alguna forma, encontrando el discurso de esta versión a partir del contacto con los actores”, explica Muñoa. “A mí, personalmente, nunca me ha gustado el actor marioneta; creo que el actor debe ser un individuo tremendamente propositivo dentro del espectáculo”.

La obra es parte de un proyecto mayor que también se presentará la noche del 30 de septiembre, tras el estreno de la obra. “Rapsoda es un proyecto que incluye una biblioteca virtual sobre teatro. Es decir, el público que vaya a ver nuestra obra va a tener acceso a una plataforma virtual donde podrá encontrar información sobre obras, procesos de montaje, un canal de video con procesos creativos (...), para que no sea solo el acto de asistir al teatro, sino el acto de aprender sobre teatro”.

Publicidad

'Solo el deseo' se presentará en el Teatro Centro de Arte bajo la dirección de Eduardo Muñoa. Foto: Cortesía

¿Qué lo atrajo de La señorita Julia para realizar esta versión?

Es uno de los clásicos del teatro; es una de las obras que están dentro de cualquier catálogo de una compañía teatral que se respete. Strindberg es uno de esos autores que tienen mucho que ver con el desarrollo del teatro moderno, pero lo que me llamaba la atención de La señorita Julia es que es una obra que en principio está muy mezclada con una historia del pensamiento universal y, de alguna manera, eso hace que la obra cobre mucho interés. Justamente por ahí parte el título de esta reescritura, de ver el deseo como motor de la acción humana, el querer, el desear a otro como sujeto, que también es algo que marca mucho el pensamiento del expresionismo, que es la línea de acción de esta obra.

¿Qué cambios se dan en esta puesta en escena?

En el original vamos a encontrar que el peso del conflicto está dado en las consecuencias que tiene la pasión de Julia, en la necesidad y el deseo que despierta Juan en Julia y cómo esto se subordina al poder. En cambio, nuestra reescritura es subversiva, porque habla de insubordinación; habla de cómo esta mujer se rebela al poder, porque defiende como legítimo su derecho al ser.

Publicidad

¿Cómo elegiste al elenco?

No hubo casting, en el sentido de que la versión fue escrita pensando en los tres actores que están allí. Michelle es una actriz muy joven, con quien tengo una muy buena comunicación; también Chilo, un actor con quien ya he trabajado en otra obra; y con Noralma llevamos mucho tiempo queriendo trabajar juntos, hasta que finalmente he podido coincidir con ella. Y ellos tres son el núcleo de la obra. Pero tenemos un personaje extra del que se habla en la original, pero que no aparece, y aquí decidimos volverlo real para esta versión.

¿Qué puede esperar el público de esta puesta en escena?

Puede esperar mucho. Hay cosas que me han dicho que no las diga para que sean sorpresa. Pero pueden esperar una mirada de la obra desde otro punto de vista, en pensar en el deseo como algo que las personas tienen el derecho de defender como algo natural. Aquí el objeto del deseo es el hombre, y son las mujeres quienes llevan la línea del deseo. Y es una mirada distinta a un tema que lleva más de un siglo tratándose.

Publicidad

Hora: 20:00. Entrada única: $ 15, a la venta en Ticketshow.