Los coreógrafos Max McClure y Lorena Delgado son los encargados de los espectáculos que este fin de semana estrena la compañía En Avant para arrancar con su temporada 2022. Más allá del movimiento coreográfico, en esta ocasión sus creadores lo combinan con el video mapping y un diseño sonoro que se integra al trabajo de los bailarines, jugando con la atmósfera de su presentación y las sensaciones que transmitirán al público.

“Ubicaciones transitorias nace de varias aristas creativas”, precisa Delgado, quien también es docente de la carrera de Danza de la Universidad de las Artes. “Nace de la explosión de sensaciones que tengo internamente hacia la creación tras dos años de encierro por la pandemia y más tiempo todavía donde mantuve la creatividad un poco retenida. Llamo palabras como individualismo, encierro y desesperación, pero solo como excusas para atraer la sensibilidad de los bailarines y que pueda traducirse en movimiento”.

El artista multimedia Enrique Landívar, exalumno de la Universidad de las Artes, se sumó a Ubicaciones transitorias con su trabajo y que respondía a la curiosidad de la coreógrafa sobre cómo la tecnología puede convertirse en una extensión del cuerpo de bailarín.

“Me interesaba mucho cómo el video y otros elementos tecnológicos externos pueden darnos otro ambiente, otra dinámica en el cuerpo”, explica Delgado. “Tomando todo esos intereses nace Ubicaciones transitorias, sobre cómo podemos incluso transitar entre el escenario y esa tecnología, entre los visuales, la sonoridad, entre los cuerpos de un bailarín y otro y su expresividad, es el tránsito de no saber a dónde vamos, creer que vamos solos, pero vamos bastante acompañados”, explica la coreógrafa sobre la pieza que reunirá a diez bailarines en escena.

Publicidad

La propuesta de McClure, según explica, contiene muchos elementos autobiográficos y de experiencias de amigos y conocidos que desembocan en una puesta en escena muy intensa y que se aproxima al mundo de lo oculto. “Hay este movimiento compulsivo que utilizo en la pieza para dirigir los bailarines siempre hacia adelante, sin camino para atrás, porque hay una fuerza, una potencia que no te permite detenerte ni hacer una pausa o tomar un respiro”.

Los sonidos que acompañan a Fugaz potencian esa atmósfera. “La pieza abre con un sonido así medio de terror que es muy recurrente a lo largo de la presentación, entra y sale en varios momentos y siempre se difumina o se desvanece con otras melodías, pero siempre regresa. Yo lo veo como un sueño, un trance del que uno va entrando y saliendo”.

Para Jessica Abouganem, directora de la compañía En Avant, ambas presentaciones cambian el tono de lo que será su temporada 2022, en comparación con su anterior espectáculo, Mandala, estrenado en 2021.

Venimos de hacer una larga temporada de Mandala, que tenía un humor más optimista o alegre, y estas (dos obras) tienen tintes más introspectivos y abordan otras sensaciones a través de recursos que no habíamos incluido antes en nuestras producciones, entre ellos, un diseño de iluminación sofisticado por los autores de las piezas y de Aracely Sánchez, que nos está colaborando, explica. “También el elemento del mapping y toda la tecnología que propone Enrique Landívar y la atmósfera del espacio del Teatro Muégano, que invita y da la bienvenida a la experimentación, hacen que se sienta muy natural”.

Publicidad

Funciones para mayo: sábado 14 (20:00) y domingo 15 (18:00). Viernes 27, sábado 28 (20:00) y domingo 29 (18:00). Lugar: Teatro Muégano (callejón Magallanes, centro de Guayaquil). Entrada: $ 15.