El Museo del Prado de Madrid, una de las pinacotecas más grandes del mundo, llegó el lunes a México con la exposición fotográfica de una selección de las obras más icónicas de su colección a las rejas del emblemático Bosque de Chapultepec de la Ciudad de México.

“Es una selección de obras icónicas que hemos intentado que sean en muchos de los casos tan identificables que la gente que no está especialmente interesada por la historia del arte pueda decir ‘esa obra la conozco’”, detalló en entrevista con Efe el director adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado, Andrés Úbeda de los Cobos.

En total componen la exposición El Museo del Prado en Ciudad de México más de 50 reproducciones fotográficas de pinturas del Museo del Prado.

"Cuando se pudo (de acuerdo al tamaño de los marcos) se reprodujo a tamaño completo cada obra, y cuando no, se escogió una parte", dijo el director adjunto.

Publicidad

La selección contempla obras desde el siglo XVI hasta el XX y cuenta con pinturas españolas, francesas, alemanas, italianas, flamencas y "también alguna obra americana", explicó Úbeda de los Cobos.

Foto: EFE

Entre las 55 imágenes se pueden encontrar nombres reconocibles como Las meninas de Diego Velázquez, La maja desnuda o Saturno devorando a un hijo de Francisco de Goya, El cardenal de Rafael o El jardín de las delicias de El Bosco.

Esta exposición ya había itinerado por varias ciudades de América, pero en esta ocasión adquiere una nueva dimensión al haber contado con la colaboración de instituciones y museos mexicanos.

Además, el emplazamiento le da un sentido a la muestra de acercamiento a la sociedad y a personas no necesariamente interesadas o formadas en la historia del arte.

“Es importante (que se haga aquí) porque está pensada para un público que no es especialista, que no es conocedor o que no ha mostrado nunca necesariamente una voluntad de aprender sobre pintura”, comentó el director adjunto.

Además, consideró que las condiciones lumínicas y la calidad de las fotografías permiten observar detalles que incluso en el propio Museo del Prado es más difícil apreciar.

Publicidad

Foto: EFE

Las fotografías se realizaron en el museo madrileño, pero fueron impresas en México con un grupo de expertos de ambos países que, durante ocho días, estuvieron calibrando la calidad de las imágenes.

"Acabo de ver la exposición y puedo decir que la calidad es soberbia. Se ha hecho un muy buen trabajo desde los talleres de fotomecánica mexicanos", consideró el experto.

En la conferencia de prensa previa al corte de listón que inauguró la exposición, que se podrá visitar hasta el 16 de enero, Úbeda de los Cobos dijo que el tercer país de donde más visitas recibe su sitio web es México, solo por detrás de España y Estados Unidos.

Andrés Úbeda de los Cobos, director adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado. Foto: EFE

En el evento estuvo presente el embajador de España en México, Juan López-Dóriga quien celebró la colaboración entre instituciones españolas y mexicanas con fines de divulgación de la historia del arte.

"España y México tienen una relación bastante especial, de familia", opinó el diplomático.

Con ello coincidió la secretaria de Cultura de la capital mexicana, Vannesa Bohórquez, que agradeció esta iniciativa del Museo del Prado con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y a través de la Embajada de España en México y su Centro Cultural de España en el país. (I)