Este martes, 15 de marzo, la Escuela Superior Politécnica del Litoral recuerda un nuevo aniversario de la actividad artística más emblemática para su vida estudiantil: el Coro Espol. El 2022 marca 27 años de vida de la propuesta cultural que se afianzó en 1995 por parte del exrector de la institución Nelson Cevallos.

Aunque su intención inicial era ofrecer un concierto presencial para esta fecha, la Dirección de Arte y Cultura de la Espol (a cargo de la Arq. Blanca Santos) mantendrá la celebración de la agrupación coral en sus canales virtuales, para sostener las medidas de seguridad que se han instaurado con el objetivo de restringir el avance de la pandemia del coronavirus.

En ese sentido, la institución ha preparado una serie de videoclips sobre la trayectoria del coro que serán liberados semanalmente en los perfiles de Facebook e Instagram @espolcultural.

En estos videos se hace alusión al fallecido maestro Byron Sotomayor, quien sostuvo la dirección del coro desde su fundación. “Cuando él falleció en el 2017 el coro se quedó huérfano y entró en una transición compleja”, recuerda la maestra Ángeles Terreros, directora de orquesta, compositora y arreglista guayaquileña, quien integra el coro desde el 2011 y asumió el cargo de directora en el 2020.

Publicidad

Fue gracias al maestro Sotomayor que Coro Espol se consolidó como uno de los coros universitarios más importantes para la ciudad, cuyo repertorio incluye canciones desde la época del Renacimiento hasta lo contemporáneo. “Su importancia es histórica, porque justamente en la década que nace se consolidaron los coros de la mano de las universidades”, ilustra Terreros. El otro, dice, es el de la Universidad de Guayaquil. “Son los dos coros que han hecho historia en la escena musical académica”.

El Coro Espol con el maestro Byron Sotomayor, quien falleció en el 2017. Foto: El Universo

Coro Espol, agrega, se ha destacado como embajador artístico de Ecuador en giras nacionales e internacionales. “Ha estado en Polonia, México, Colombia. Panamá, España”, menciona la profesora. Además desde el 2008 fue anfitrión del Festival Internacional de Artes Musicales Académicas (FIAMA), que se celebró anualmente hasta que el maestro Sotomayor enfermó. La cita tenía como objetivo introducir en el público los diferentes géneros académicos de la música. Empezó como una actividad local y con el tiempo se expandió a Quito, Loja, Baños, Riobamba, Azogues y otras ciudades del país. Entre sus participantes convocó a delegados de Argentina, Bolivia, Cuba, México, Rusia, Ucrania.

Por supuesto, el coro también tiene una importancia intrínseca para sus 24 integrantes, estudiantes politécnicos con cargas académicas de todo tipo. “Es parte de la visión de Espol instaurar una educación integral, que los estudiantes tengan una formación artística y en deportes”, explica Terreros. “Dentro de esta visión humanística las artes están en un lugar privilegiado, porque forman en disciplina, corresponsabilidad, en el compromiso que se adquiere al pertenecer a un grupo artístico y en la responsabilidad de representar a una institución con tanto prestigio”.

Coro Espol con su directora actual, Ángeles Terreros. Foto: El Universo

Por lo pronto, el mayor deseo de Coro Espol es retomar sus presentaciones. “Dios permita que la pandemia se logre controlar. Apenas nos fue posible en el 2020, estamos activos con ensayos presenciales con todas las medidas de bioseguridad, una o dos veces a la semana, porque es fundamental que podamos practicar juntos”, aclara la maestra.

En 2022 esperamos acercarnos más a la comunidad. El año pasado hicimos nuestra primera gala de ópera, este año es nuestro deseo repetir una segunda gala. Y aunque sea dentro de la provincia, o provincias vecinas, nuestro deseo es viajar”. (I)