Las primeras videocámaras que enfocaron el rostro de Val Kilmer no pertenecían a un gran estudio de cine, sino a su hermano menor, Wesley Kilmer, quien soñaba con convertirse en director, pero falleció abruptamente a los 15 años, tras sufrir un ataque de epilepsia.

Su muerte afectó profundamente a Val, quien, sin embargo, decidió viajar a Nueva York, pues había sido aceptado para estudiar en la prestigiosa escuela Julliard. Empacó algunos dibujos de Wesley (quien también era artista) para decorar su habitación y también una videocámara con el propósito de seguir documentando su vida, tal y como lo había hecho siempre junto a Wesley.

Gran parte de ese material grabado durante varios años por el propio Kilmer se exhibe hoy en el documental titulado Val, que fue presentado en la selección oficial del Festival de Cannes, Francia, 2021. Aunque el actor no se presentó en la alfombra roja, sí lo hicieron sus hijos, Mercedes y Jack, quienes también aparecen en la cinta. Jack es el narrador.

Ahora, Val está disponible también en Ecuador para los suscriptores de Amazon Prime Video, con subtítulos.

Publicidad

Tengo miles de horas de videos de toda mi vida y carrera. Guardé todo. Y hace años que están en cajas. Textos, cintas de audiciones, detrás de cámaras, videos caseros, ideas para películas. Y ahora que me cuesta tanto hablar, quiero contar más que nunca mi historia”, continúa el filme.

Y aunque la producción lleva su nombre, el actor que hoy tiene 61 años también reconoce que se trata de una vida que a veces le parece que ya dejó de ser suya, sobre todo tras el grave diagnóstico de cáncer de garganta que recibió en 2015 y la posterior pérdida de su voz debido al tratamiento y que lo alejó definitivamente de los reflectores.

Jack Kilmer y Mercedes Kilmer posan durante el photocall de 'Val' en el 74º Festival de Cine de Cannes, en Cannes, Francia, el 7 de julio de 2021. Foto: -- Sebastien Nogier

Escuchar por primera vez el sonido que Val logra emitir como su voz a través de un dispositivo ubicado cerca de su garganta sorprende, aunque pronto el espectador logra concentrarse mucho más en lo que está diciendo que en la manera en que suena. “Sé que sueno peor de lo que realmente me siento”, admite Kilmer.

El documental avanza hacia el momento en que fue tocado por el glamur de Hollywood, tras el estreno de la cinta Top gun (1986), en la que actuó junto con Tom Cruise.

Pero el filme que sí amó protagonizar fue The Doors (1991), por el que dio vida al cantante Jim Morrison, con un impresionante parecido.

“Cuando me enteré de que harían una película de The Doors, no interpretar a Jim no era una opción”, recuerda. “Hice la cinta de audición yo mismo, donde cantaba una canción. Impresioné a los productores y me dieron el rol en el que viviría el próximo año de mi vida”. Estudió los movimientos de Jim y los memorizó para moverse como él, usó pantalones de cuero y su música inundó su casa.

Publicidad

Batman Forever (1995) fue otro gran éxito comercial, aunque el guion no complació a Val y sintió que, a pesar de ser el héroe, estuvo en desventaja frente a los otros actores, Jim Carrey y Tommy Lee Jones, así que sin dudar rechazó la secuela que le fue ofrecida.

Su monólogo Citizen Twain, que se convertiría en cinta bajo el nombre Cinema Twain, fue uno de los últimos proyectos de Kilmer antes de ser diagnosticado. El guion, que tardó 10 años en inscribir, se inspira en la historia de Mark Twain y Mary Baker Eddy.

“Twain revela con vida y humor lo horribles que somos y ofrece la promesa de que nuestro núcleo espiritual podría unirnos, como Dios quiso, libres de malas intenciones y libres del infierno creado por el hombre”, resumió en una entrevista vía correo electrónico con The Independent.

Kilmer, cristiano desde la infancia, atribuye a la fe la curación de su reciente cáncer y también cultiva hoy su faceta como artista plástico.