Los Soprano es una serie de televisión estadounidense creada y producida por David Chase y HBO, estrenada en Estados Unidos en 1999 por el canal de TV pagada HBO (puede verla completa en streaming a través de HBOmax), que la emitió ininterrumpidamente hasta su final en 2007. Esta serie presenta al mafioso de Nueva Jersey Tony Soprano (James Gandolfini) y las dificultades que enfrenta tanto en su hogar como en la organización criminal que dirige. A su vez, la serie también se centra en la historia de los personajes cercanos a Tony, especialmente su esposa, Carmela (Edie Falco),y su sobrino y protegido Christopher Moltisanti (Michael Imperioli). Esta historia cautivó a la audiencia a nivel mundial, tanto que se convirtió en culto televisivo.

Es ahora el cineasta Alan Taylor que la revive a través Los santos de la mafia (The Many Saints of Newark), un relato de tiempos anteriores a lo acontecido en la famosa serie. Recordemos que Taylor es el guionista y creador de Los Soprano, que catapultó al fallecido y recordadísimo actor James Gandolfini, fallecido en 2013 víctima de un infarto a los 51 años. Sucede que los productores de Los santos de la mafia quieren que el recuerdo de Gandolfini no se esfume -asunto complicado- por lo que invitaron al actor Michael Gandolfini, hijo de James, para que le dé vida a un joven Tony Soprano.

El filme tiene lugar durante la infancia y la escuela secundaria de Tony. “Este es un personaje tan increíble y con un grupo fabuloso de actores y cineastas; aprendí mucho”, dijo Gandolfini en una entrevista con Uproxx.

Ambientada en el Newark de finales de los años sesenta y comienzos de los setenta, la película dirigida por Alan Taylor (artífice de algunos de los mejores episodios de la serie), se centra en la vida de Dickie Moltisanti, el padre de Christopher y, como nos daremos cuenta, una especie de figura paternal muy importante en la vida de Tony -llamado en la serie como Don Antonio o Bada Bing-. Para la crítica ha sido todo un milagro ver a Michael, un joven actor con la indudable apariencia de su padre, encarnarlo con tanta precisión y meticulosidad.

Publicidad

James Gandolfini ganó tres premios Emmy por interpretar a Tony Soprano y su hijo está consciente de este icónico papel que lo obligó a prepararse mucho como para dejar “tranquila” a la audiencia fanática de la serie.

Los santos de la mafia trae de regreso a Gandolfini, pero también a actores como Jon Bernthal, Vera Farmiga y Corey Stoll, todos los cuales interpretan versiones más jóvenes de personajes que aparecieron en Los Soprano.

El actor encargado de interpretar a Dickie es Alessandro Nivola, quien recibe a su padre Hollywood Dick (un escalofriante Ray Liotta), quien llega de Italia en barco con Giuseppina (Michela De Rosi), una esposa mucho más joven que él y que no sabe hablar nada de inglés, pero cuya belleza llama la atención de Dickie, quien en ese entonces forma parte de los DiMeo, una familia criminal de la que también son integrantes el racista Johnny Soprano, el padre de Tony (Jon Bernthal); su rencoroso hermano Junior (Corey Stoll reemplazando a Dominic Chianese), Silvio Dante (John Magaro reemplazando a Steve Van Zandt), Paulie Walnuts (Billy Magnussen reemplazando a Tony Sirico), Pussy Bonpensiero (Samson Moeakiola reemplazando a Vincent Pastore) y Buddha, el padre de Pussy (Joey Díaz).

“Siempre pensé, ‘quiero que mi papá se sienta orgulloso. Quiero enorgullecer a mi papá”, dijo Michael al NYTimes, quien ha heredado naturalmente muchos de los rasgos de su famoso padre. Comparten los mismos ojos inmersivos y sonrisas burlonas. Al igual que su padre, es de voz suave con un vocabulario salado y admite tener un temperamento ocasionalmente discutidor.

Y cuando Michael, que nació cuatro meses después de que Los Soprano hiciera su debut en 1999 y apenas había visto el programa antes de prepararse para Los santos de la mafia, piensa en su padre, no evoca a Tony Soprano, el carácter más grande que la vida. Recuerda a James Gandolfini, el hombre. “Quiero actuar durante toda mi vida y quiero crecer. Así que ahora mismo, a mis 22 años, mi principal objetivo es aprender tanto como sea posible. Entonces, con la idea de que puedo trabajar con Jon Bernthal, Vera Farmiga, Corey Stoll y Billy Magnussen, y quienquiera que regrese y quienes traigan nuevos actores, y David, voy a aprender de esa experiencia pase lo que pase. Entonces, de alguna manera, eso es una victoria”, dijo Michael.

El joven actor atesora los buenos momentos que compartió con su padre, se queja de las lecciones de vida que le impuso, lo admira como actor y lo extraña de la forma en que cualquier niño anhelaría un padre, que fue llevado demasiado pronto. “Realmente no estaba al tanto de su legado”, dijo Michael. “Mi papá era solo mi papá”.

Con esa decisión vienen las demandas, para cumplir con las expectativas de la audiencia y cumplir con el punto de referencia de su padre, que Michael anticipó. Pero hay una responsabilidad adicional que no consideró hasta que comenzó a hacer la película. “La presión es real. Hay miedo. Pero la segunda capa, en la que mucha gente no piensa, que en realidad fue más difícil, es interpretar a Tony Soprano“. (E)