Marie Curie (Varsovia, Polonia, 1867) dedicó su vida a la ciencia, la inició en 1894. Sus investigaciones le significaron dos premios Nobel, el primero de Física en 1903, que lo obtuvo junto con su esposo, Pierre Curie. Con este reconocimiento se convirtió en la primera mujer en obtener el galardón. Ocho años después, en 1911, le otorgaron el de Química.

La historia de esta mujer de carácter y decidida ha sido retratada en la película Madame Curie, que se estrenó en Netflix, el 15 de este mes. La cinta es dirigida por la iraní Marjane Satrapi, los británicos, Rosamund Pike da vida a Curie, mientras que Sam Riley a Pierre, esposo de la científica. “Creo que es emocionante ver una historia sobre esta mujer feroz, para empezar”, dijo Pike.

'Marie Curie', hipnotizados por nuestros sueños

El filme está basado en la novela gráfica Radiactive Marie & Piere Curie: A tale of love and fallout, de Lauren Redniss, que relata la historia del matrimonio de Marie y Pierre y la investigación sobre la radiactividad.

La cinta sigue el romance de los científicos, el nacimiento de sus dos hijas, Irène Joliot-Curie y Ève Curie, los descubrimientos y logros que obtuvieron juntos, entre otras situaciones que atravesó la pareja.

A Curie, quien murió el 4 de julio de 1934 a causa de anemia aplásica, se le atribuye el descubrimiento de los elementos químicos radio y polonio. Fue licenciada en física y matemáticas. Pudo estudiar por un pacto que hizo con su hermana Bronya, que mutuamente se pagaban los estudios. Su hija Irène también fue galardonada con el premio Nobel de Química, en 1935. Ellas trabajaron juntas durante un tiempo.

Marie Curie, la dama del Nobel

Una de las frases de Curie, que también enfrentó al machismo, fue: “Nada en este mundo debe ser temido, solo entendido”. Su nombre real fue Maria Salomea Sklodowska.

Crítica sobre el filme

“Un drama (...) iluminado por las extravagancias creativas de Marjane Satrapi (...) El mundo ha aplaudido la creación de Curie hasta mucho después de su muerte, puliendo su imagen marmórea. Radioactive (título original del filme) se esfuerza en arañarla”, dice Amy Nicholson de Variety.

“Un biopic satisfactoriamente instructivo, pero poco destacable (...) La energía femenina detrás del proyecto se deja sentir de muchas maneras, incluyendo un omnipresente feminismo educativo que a veces parece sobrecargado”, señala Deborah Young, The Hollywood Reporter.

“Una película convencional, teñida de una épica superficial y sobre todo bastante insulsa sobre la descubridora (...) todo muy mascado en unos diálogos que parecen hechos para ilustrar un biopic digno de la Wikipedia”, comenta Elsa Fernández-Santos de diario El País. (I)