Los críticos invitan al espectador a ver Godzilla vs. Kong en la pantalla más grande que se pueda. “Es un espectáculo mayúsculo, con batallas sin escala (...) En síntesis, hay que verla en cines, en la pantalla más grande que se pueda -se estrena en IMAX- para “vivir” mejor la experiencia”, señaló Pablo O. Scholz de Clarín.

Con Scholz coincidió María Fernanda Mugica de La Nación. “Impacta desde lo visual (...) Viéndola en la pantalla más grande posible, con el mejor sistema de sonido al alcance, Godzilla vs. Kong entretiene con la famosa batalla que promete y poco más”, dijo.

Godzilla vs Kong romperá una regla de oro de la franquicia

A esos comentarios se suma de “muy entretenida, incluso para los que no son demasiado amantes de estas batallas (...) se agradece el humor y el ritmo”, indicó Elsa Fernández-Santos de El País.

Y como Godzilla vs. Kong es para todos los gustos, también hay quienes opinan hacia la tendencia negativa. “Básicamente cumple su promesa de ser un gran monstruo luchando contra otro monstruo. Solo depende de si estás dispuesto a soportar lo mal hecho que está todo lo que rodea (...)”, manifestó John Nugent de Empire.

Publicidad

Origen de Godzilla y Kong

En 1954 se daría el debut, presumiblemente el más popular de todos los tiempos, con Godzilla. Japón bajo el terror del monstruo, dirigida por Ishirô Honda y a cargo de la compañía Toho. Luego de ello vendría Godzilla contraataca (El rey de los monstruos) (1955), para continuar con King Kong contra Godzilla (1962), señaló Espinof.

De acuerdo con el sitio web de entretenimiento, el origen de King Kong contra Godzilla “se remonta a una idea de Willis O’Brien, animador de ‘King Kong’, que quería enfrentar al temible simio contra una versión gigante del monstruo de Frankenstein. El proyecto evolucionó sin informar a O’Brien, sobre todo cuando Toho mostró interés en el mismo y decidió recuperar a Godzilla para la ocasión”.

‘Kong: La Isla Calavera’, un tributo al icónico gorila

Desde 1954, Godzilla “ha sido retratado en 33 películas producidas en Japón y tres en Hollywood, siendo estas tres las más reconocidas a nivel mundial”, según El Horizonte de México.

En 1998 se estrenó la primera de las versiones estadounidenses y “presentó un origen diferente al del personaje original” se “asemejaba más a un lagarto humanoide y carecía de los poderes clásicos del monstruo”.

King Kong, 80 años de un rey gigante

Mientras, la primera aparición de King Kong en el cine fue en 1933, cuyo nombre fue un homónimo. Ha habido ocho adaptaciones a la pantalla grande y probablemente la más conocida sea la del 2005, que fue dirigida por Peter Jackson. En el 2017 fue la más reciente aparición en Kong: La isla calavera.

Godzilla vs. Kong es la cuarta entrega de Monsterverse, que empezó en el 2014, con el remake de Godzilla, le siguió Kong: La isla calavera y Godzilla II: El rey de los monstruos.

Publicidad

Presencia latina en el filme

¿Hay en Godzilla vs. Kong algo más que un titánico combate entre dos de los monstruos más populares del cine? Demián Bichir cree que sí, y que esta superproducción retoma el cine de catástrofes para reflexionar sobre el egoísmo del hombre y la destrucción del medioambiente.

“La falta de respeto que hemos mostrado ante la naturaleza ha sido brutal”, dijo a Efe el actor mexicano.

El actor Demián Bichir como Walter Simmons, durante una escena de la película Godzilla vs. Kong'´. Foto: -- Warner Bros.

En Godzilla vs. Kong, que en Estados Unidos se estrenará el 31 de marzo en cines y HBO Max a la vez, Bichir (Ciudad de México, 1963) da vida a un egocéntrico y avaricioso multimillonario y comparte protagonismo con Millie Bobby Brown, Alexander Skarsgård, Rebecca Hall, Brian Tyree Henry y la también mexicana Eiza González, quien dará vida a Mia Simmons.

Esta cinta del director Adam Wingard es la culminación del llamado MonsterVerse, una saga de Warner Bros. y Legendary que ha recuperado en Hollywood el género kaiju (cine japonés de monstruos) para combinarlo con las historias de King Kong en espléndidas cintas como Kong: La isla calavera.

En el plano personal, Godzilla vs. Kong contribuye al regreso de Bichir tras alejarse de los grandes focos en abril del 2019 por el suicidio de su esposa, Stefanie Sherk.

Contaba recientemente que de niño creció viendo películas de Godzilla y de King Kong. ¿Cómo ha cambiado desde entonces el subgénero de los monstruos apocalípticos?

Básicamente gracias a la tecnología, las cosas que se pueden hacer ahora con efectos digitales. Me parece que es el factor determinante de todo esto. Y las historias me parece que honran a los monstruos pero también son más significativas ahora.

Creo que esos dos serían los elementos fundamentales de desarrollo: la tecnología y que las historias van más apegadas a lo que estamos viviendo, son más humanistas y también más puntuales a lo que significa el poder y el egoísmo.

Rico, todopoderoso, arrogante. Se me ocurren algunos ejemplos del mundo real que se parecen a su personaje...

(Sonríe). Es totalmente ficción, no hay alguien como Walter Simmons (su personaje). Pero hay por ahí algunos que podrían ser una combinación de varios. Lo que este personaje significa es esta enorme capacidad que puede brindarte el poder económico (...) contra el objetivo fundamental de que lo que sea que hagas le sirva a la humanidad. Esta es una decisión que la gente con poder debe tomar a final de cuentas. Y (la decisión) no siempre tiene resultados amables.

La mayor parte de la gente que tiene poder únicamente ve para su propio beneficio y su objetivo más claro es hacerse más y más ricos, más y más poderosos.

Es poca la gente que tiene un espíritu altruista, que quiere aplicar su poder económico y creativo para el beneficio de la gran mayoría, del común denominador.

Cuando empezó la pandemia se habló de que saldríamos mejores, de que esta terrible crisis cambiaría el egoísmo del ser humano. ¿Cree que será así?

No necesitas ser poderoso para pensar en los demás. Tampoco necesitas ser poderoso para ser egoísta.

La pandemia ha sido una prueba dura e importante para toda la humanidad para saber de qué estamos hechos, sobre todo en cuanto a empatía y generosidad.

La mayor parte de los países que siguen cerrados, que tienen que volver a cerrar o a implementar medidas muy duras por la pandemia tienen que ver con eso, con que la mayoría de sus ciudadanos simplemente se niegan a ver por el bien común. Es este reclamo constante de “a mí nadie me puede quitar la libertad de hacer lo que quiera, de ponerme o quitarme la mascarilla, nadie me puede obligar a esto o aquello”. Sigue siendo el nihilismo lo que reina.

A la gente se le ha olvidado que no se trata de alguien en particular ni del bien personal de nadie, sino del bien común. Es la primera vez que realmente el planeta completo está siendo puesto a prueba.

El hecho de que dependemos todos del otro para poder subsistir nunca ha quedado más claro que ahora (...). El planeta va a subsistir con o sin nosotros. No se trata de salvar al planeta: se trata de salvarnos a nosotros como especie. Es más, el planeta estaría mejor sin nosotros (sonríe).

Esta película muestra al ser humano intentando controlar y dominar sin éxito el medioambiente. Pensando en la crisis climática, ¿le hemos faltado al respeto a la naturaleza?

Por supuesto, por supuesto. Nosotros somos invasores de este planeta. Invadimos el terreno ajeno, el terreno de la vida salvaje de la flora y de la fauna. Hemos invadido su propio desarrollo.

Cuando nosotros cazamos sin ningún tipo de restricciones, cuando eliminamos especies de la faz de la Tierra, cuando talamos hectáreas y hectáreas de árboles, cuando experimentamos con animales, cuando cruzamos líneas que son verdaderamente claras y que no se deben cruzar... Esto es lo que resulta: ese deterioro constante.

La falta de respeto que hemos mostrado ante la naturaleza ha sido brutal.

Y está muy presente. Se ve en detalles tan tontos como ir a la playa y ver el basurero que deja la gente. Eso es una invasión a la naturaleza y muy poca gente entiende que todo ese daño que causamos se nos revierte en las narices.

La ecuación es muy simple: a través del respeto por la flora, la fauna y la naturaleza es como nosotros vamos a poder subsistir. Es una situación en la que ganas o ganas. Es al revés cuando perdemos o perdemos. (E)