La 78 edición de los Globos de Oro, que se retrasó dos meses debido a la pandemia, arrancó esta noche con dos maestras de ceremonia desde dos ciudades diferentes: Amy Poehler desde Los Ángeles y Tina Fey desde Nueva York.

Desde dos escenarios muy parecidos y con la pantalla dividida entre las sedes de la costa este y oeste de EE.UU., las dos comediantes dieron la bienvenida a un puñado de asistentes en persona y centenas de invitados presentes por videollamada.

La gala, que anualmente da el pistoletazo de salida la temporada de premios en Hollywood, no lució esta vez el aspecto desenfadado (al menos en comparación con los Óscar) del que suelen presumir todos los años y los nominados están esta vez en sus casas para evitar contagios de coronavirus.

Nomadland, el retrato de Chloe Zhao protagonizado por Frances McDormand sobre estadounidenses desclasados que recorren el Oeste del país en camionetas cumpliendo trabajos temporales, ganó como mejor película dramática y mejor dirección.