Todo lo bueno que sucede en este mundo fue un sueño alguna vez, incluyendo esta película. Pero se cumplió para el actor de 27 años Timothée Chalamet, quien llegó para llenar los zapatos (o el sombrero) de dos talentosos rostros que interpretaron previamente el personaje de Willy Wonka: Johnny Depp (2005) y Gene Wilder (1971).

Titulada ahora únicamente como Wonka, la producción de 116 minutos relata la juventud del protagonista, quien llega a Londres con solo una maleta para cumplir un anhelo que cultivó gracias al amor y recetas de su madre: tener su propia tienda y compartir su chocolate con el mundo.

Como darle una mordida a una barra de chocolate, la cinta promete endulzar la vida de quienes vayan a verla. La idea de provocar ese efecto en el público fue lo que atrajo a Chalamet (Dune, Call me by your name) a aceptar el rol.

Publicidad

“El trabajar en algo que tendrá una audiencia joven y nada cínica fue simplemente una gran alegría”, comentó Chalamet en una entrevista con Variety. “Por eso me atrajo. En una época y un clima de intenso discurso político, cuando hay tantas malas noticias todo el tiempo, espero que esto sea un trozo de chocolate”.

La visión del director Paul King, quien estuvo detrás de las dos mágicas entregas de Paddington, cautiva y conmueve en cada escenario. Según contó, el mayor desafío fue escribir una historia de origen del personaje cuando el misterio lo rodea en la novela de Roald Dahl (1964).

“Ese es definitivamente el desafío, porque es una figura muy misteriosa en los libros”, dijo King para Games Radar. “Willy está encerrado en esa fábrica y nadie lo ha visto en años, y el abuelo Joe tiene algunas historias sobre él, pero nadie está del todo seguro de cuán ciertas son”.

Publicidad

En su relato, King elige además darle un tono menos sarcástico al protagonista. “Es cínico en algunos aspectos y sabe que hay mucha maldad que necesita lanzarse a la basura, pero, igualmente, cree en la bondad, la bondad y la esperanza. Había una parte de eso a la que realmente me aferré”, explicó el cineasta británico de 45 años.

Esa nueva luz encantó a Chalamet. “Este es un Willy lleno de alegría, esperanza y su gran deseo de convertirse en el mejor chocolatero”, confesó durante su participación en la Cinemacon.

Publicidad

La magia se comparte

Comerse a solas una barra de chocolate no le dará tanto placer como partir un trozo para compartir con sus amigos y familiares y ver cómo los rostros se iluminan al saborearlo.

Por eso, esta película estaría incompleta sin los otros personajes que rodean al carismático y generoso Willy.

¿Quién será el hombre de cabello verde que le roba los chocolates a Willy?

Sally Hawkins (La forma del agua, 2017) es su amorosa madre, quien le transmite la fascinación por el chocolate, mientras que la actriz infantil Calah Lane es Noodle, una amiga a quien conocerá a partir de un evento desafortunado. Ambos serán un alegre ejemplo de cómo sacar lo mejor de los contratiempos.

Olivia Colman, Rowan Atkinson, Mathew Baynton, Matt Lucas, Tom Davis y Paterson Joseph integran el frente antagónico de la trama. Sus intereses coinciden en impedir que Willy cumpla su sueño.

Publicidad

Pero quizás una de las interpretaciones más esperadas será la de Hugh Grant (Notting Hill, 1999) en el rol del Oompa Loompa que ha perseguido durante años a Willy para robarle su chocolate. ¡Y sí, canta la canción de Oompalandia!

Nada está de más en el ostentoso filme. Cada pieza está diseñada para cautivar visual y emocionalmente al espectador. Compre chocolate en el bar, nos lo agradecerá.