Cada vez más en esta época se observa acné en la edad adulta, ya que este puede aparecer a cualquier edad no solo en adolescentes y en esta etapa de la vida suele ser más prevalente en mujeres. Empezaremos por definirlo como una afección inflamatoria común de la piel en la que un poro de la piel o folículo sebáceo (productor de grasa) se obstruye con grasa y células muertas que provocan inflamación; es común que incluso se pueda contraer una infección con bacterias de la piel.

La etiología del acné es multifactorial y existen cuatro componentes principales de su desarrollo:

  • Los poros de la piel se obstruyen con células cutáneas, suciedad, aceites, etc.
  • Aumento de la producción del sebo en la piel
  • Inflamación
  • Infección por bacterias de la piel (Ej. C. acnes)

De acuerdo con la Asociación Estadounidense de Dermatología (AAD), existen varias causas del acné en adultos, entre ellas, hormonas alteradas, estrés, genética, productos para el cuidado del cabello y la piel inadecuados, hábitos de higiene del cuidado de la piel, fricción, efectos secundarios de los medicamentos, afecciones médicas subyacentes y uso de mascarillas.

Además se destaca la importancia de cuidar la alimentación y reducir el estrés para que no se provoque más aún en esta época en la que estamos obligados a usar mascarilla.

Publicidad

Recordemos que los episodios de estrés hacen que la adrenalina y el cortisol aumenten y se produzca una reacción que se refleja en la piel. También el papel del estrés en el acné se debe a su repercusión en la digestión, ya que altera la pared intestinal debido al sobrecrecimiento bacteriano, al trastorno del tránsito y a la alteración de la función de barrera intestinal.

El estreñimiento también es clave, ya que se vincula con aumento de la permeabilidad intestinal y causa disminución de la concentración de bacterias saludables, como lactobacilos y bifidobacterias

Otra de las evidencias que asocian el acné con la dieta es el síndrome de ovario poliquístico (SOP) vinculado con resistencia a la insulina, algunas pacientes cursan con hiperinsulinemia, hiperandrogenismo y además pueden padecer acné, que se alivia cuando son tratadas para mejorar el metabolismo de la insulina con hipoglucemiantes bajo vigilancia médica. Asimismo, se reducen las concentraciones androgénicas con una dieta cetogénica, baja en carbohidratos.

Por lo que les sugiero una dieta equilibrada, de tipo paleolítica, con menor cantidad de cereales insulinotrópicos y mínimos lácteos que limite la ingestión de alimentos copiosos en grasa (frituras), comidas rápidas, bebidas ultraprocesadas, alimentos con alto índice glucémico, chocolates, etc., con horarios determinados, rica en ácidos grasos con omega 3, frutas y verduras, té verde, así como la preferencia por los lácteos orgánicos, con menor contenido hormonal, beber agua, evitar el cigarrillo, el alcohol, realizar ejercicio, dormir suficiente, además del tratamiento médico tópico u oral que envíe el médico especialista en dermatología.

Cabe recalcar que los lácteos son considerados un grupo de alimentos fundamental durante la vida por sus componentes claves en el crecimiento y desarrollo, desde luego no son indispensables, como ningún otro alimento. Reducir su consumo podría ayudar a la sintomatología del acné, pero debemos asegurarnos de compensar este cambio con alimentos que aporten los mismos nutrientes; en el caso del valcio pueden ser legumbres, sésamo o frutos secos.

Es preferible reducir la carga glucémica de la dieta intentando sustituir los alimentos refinados por integrales, incorporando frutas, verduras y legumbres en detrimento de cereales, dulces y bollería.

Publicidad

A pesar de la amplia investigación que hay sobre la relación entre el acné y ciertos alimentos, los estudios todavía no son concluyentes debido a que cada cuerpo es diferente, por lo que es importante observar cuáles son los alimentos que pueden provocar tus brotes de acné.

Se sabe que es necesario realizar estudios adicionales que involucren un estudio de muestra mayor con diferentes poblaciones y estudios con intervenciones clínicas controladas.

Hace 2.000 años Hipócrates afirmaba: “Deja que la comida sea tu medicina y que la medicina sea tu comida”. Esto resume que la comida fortalece o destruye nuestro organismo, por lo que podríamos concluir que nuestra piel también es lo que comemos. (I)

Receta de brownies sin azúcar (bajos en índice glucémico)

Ingredientes:

-1 taza de harina de almendra

-1/2 taza de chocolate en polvo sin azúcar

-1 huevo entero

-1/2 taza de leche descremada

-1/4 de taza de aceite de oliva

- 1 cdta. de polvo de hornear

-canela en polvo

-Stevia líquida (25 gotas)

Procedimiento:

  • Precalienta el horno a 180 grados.
  • Mezcla todos los sólidos: harina de almendra + chocolate en polvo + canela + polvo de hornear.
  • Licua el huevo, la leche y el aceite.
  • Integra los ingredientes líquidos con los sólidos hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Colócalo en un molde cuadrado previamente engrasado tipo pírex.
  • Al horno por 45 minutos a 200 grados. (Si deseas puedes ponerle trocitos de nueces o nibs de cacao).

MSc. Martha Belén Ortiz Celi

Nutricionista clínica /Chef en gastronomía nutricional

Miembro de la Asociación de Nutricionistas del Guayas

@mbonutricion

Telf. 098-460-6790