Con ilusiones de volver a vivir la experiencia de un teatro lleno arrancó la décima temporada del Teatro Sánchez Aguilar (TSA). Pero por encima está la responsabilidad social y el compromiso con el público y con todos los artistas. “Sobre todo con quienes ya teníamos un compromiso el año pasado”, afirma Ramón Barranco, director artístico del TSA.

“Somos optimistas en que esto poco a poco va a ir reviviendo y quizás con valentía”, expresa Barranco, quien comenta que para este 2021 la temporada se divide en el programa de invierno (enero - abril ) y verano (mayo - diciembre).

Entre las novedades que menciona para este 2021 está la reapertura de la Tercera Sala del teatro, reestrenada este sábado con el espectáculo Se vale todo. “La idea ha sido replicar en la Tercera Sala un poco esa idea que hemos dado con el teatro al aire libre, porque con las dimensiones que tiene la vamos a convertir en una gran plaza urbana donde la gente va a estar cómoda”, sostiene sobre el espacio que tiene un escenario con seis metros de altura.

En febrero se llevará a escena Nunca fuimos felices, el tercer especial de comedia de Andrés Crespo, que se basará en los retos que tuvo que afrontar a causa de la pandemia.

Publicidad

Otro de los puntos que resalta Barranco para esta temporada X (de diez) es la participación de las nuevas voces del arte. “Les vamos a dar cabida a otros dos grupos de jóvenes talentos. Uno es Juanjo Ripalda con su compañía Resonar, que nos va a presentar un trabajo que mezcla la tecnología, en este caso en presencial, donde va a utilizar el celular como un recurso más dramatúrgico. Y vamos a poder poner la obra de Capricho Producciones (ganadores de la Maratón de Teatro 2019)”.

Además, para marzo regresa el Festival de Otra Música, que el año pasado tuvo que ser cancelado a causa de la pandemia. Indica que en esta edición se lo realizará en un nuevo formato que corresponderá a dos sábados. “De manera que un sábado se presenten tres bandas y el sábado siguiente otras tres bandas”, señala y dice que el encuentro tendrá a cantantes como Ricardo Pita, Aire del Golfo, La Torre, Da Pawn, entre otros.

“Queremos dedicar tres o cuatro veces del año a aquellas agrupaciones musicales ecuatorianas que están teniendo una mayor proyección internacional. La única manera de salir de esto es fortaleciendo o apoyando para fortalecer, en la medida de lo posible, el arte local”, manifiesta.

La temporada de verano, en abril, está prevista iniciarse con Idiota, dirigida por Fernando Rubio y con las actuaciones de Montse Serra y Alejandro Fajardo. “La idea es abrir con esa obra que nos propusimos seguir trabajando, y de hecho durante la pandemia estuvimos trabajando casi dos meses, pero por vía digital”.

“Es un thriller psicológico muy potente que va a causar algunas sorpresas, porque lleva caminos inesperados”, relata a modo de expectativa.

Mientras que para septiembre presentarán En el nombre de la madre, del autor italiano Erri de Luca. “Es un texto maravilloso, muy hermoso, que nos habla de la madre de Jesús, pero la madre como mujer, como esposa, como madre. Para el cual hemos invitado a dirigirlo a Jean Luca Barbadori”, cuenta el director artístico sobre el monólogo que será dramatizado por la actriz Serra.

Publicidad

La cuota de cantantes internacionales estará representada por la española Mala Rodríguez, quien iba a presentarse en marzo del año pasado; y el grupo de flamenco Los Vivancos.

Para el público infantil, Barranco menciona a Canta Juego, de España; grupo Papagayo, Relojita, y Nina, la llama vlogger, que además tendrá nuevos capítulos todos los sábados en el canal de YouTube del teatro; presentará dos funciones presenciales en vivo.

Con respecto a los espectáculos realizados con la productora ecuatoriana Daemon, tradicionalmente presentados a finales de año, manifiesta: “Con casi toda seguridad habrá alguna coproducción con Daemon en el teatro”.

Es así que para este 2021 pondrán a disposición del público la Sala principal, la Tercera Sala, la Sala Zaruma, Sala Exterior, Sala Digital, Café Vino Bar.

El mayor deseo es que el público pueda volver al teatro y que los teatros se llenen y que la gente se convenza que aunque sigamos en esto (pandemia), los teatros son lugares seguros. Mi gran deseo es que todas las artes, los cines, los teatros, las salas de conciertos, se vuelvan a llenar", concluye Ramón Barranco, director artístico. (I)