Una maravillosa foto del río Guayas (de 1901) es la cara principal del libro Guayaquil. Historias a color. El ambicioso trabajo que recopila fotografía de la Perla del Pacífico junto con interesantes datos históricos, pertenece a Vicente Adum y Édgar Landívar.

Además de la magia de los datos recolectados a través de una investigación que duró dos años, el elemento diferenciador y característico del libro es que presenta imágenes antiguas pero colonizadas de la bella ciudad porteña.

El esfuerzo no fue menor, en primera instancia se utilizó un algoritmo de colorización con base al cual se desarrolló un software que permitió darle color a la foto. Este proceso fue realizado en el 2019 y al inicio del 2020, Landivar inició con la primera puesta de color en la foto de un tranvía.

“Esto comenzó como un hobbie, somos aficionados a la historia y en mi caso particular también aficionado a la tecnología. Creo que se encontraron esas dos aficiones en medio del camino y decidí emplear tecnología para rescatar la historia”, dice Landivar, quien es ingeniero electrónico.

Publicidad

“Mi afición particular (por la historia) inició a los 8 años por conocer más de la historia y el coleccionismo de libros, estampillas, etc, y ahí va la curiosidad creciendo”, cuenta Adum y agrega que él no se dedica profesionalmente a la historia pero que su afición es “seria”.

Con pandemia y una cuarentena que restringía la movilización, Guayaquil. Historias de color fue construido a partir de las bibliotecas personales que Adum y Landívar han ido llenando a través de los años. El material era basto y el conocimiento que como dice Adum, es “de toda una vida” también fue necesario.

El compendio total es de 95 fotografías de entre 1885 a 1929, a color. Las tonalidades fueron puestas por el software, sin embargo, muchos de los retoques fueron a mano, ya que se trató de mantener la fidelidad a la realidad y para ello se necesitó “mucha investigación” como dice Landívar.

Cada imagen está acompañada de una página de texto que explica el contenido, detalles y contexto de lo que se puede apreciar visualmente. Está dividido en siete secciones y maneja una interesante narrativa. Su hilo conductor es la locación, inicia en el Río y El Malecón, y va haciendo un alejamiento paulatino. El Comercio y la Banca es el segundo capítulo. Edificios y Servicios Públicos y Privados; Sociedad y Esparcimiento; Plazas, Avenidas y Monumentos; La Industria y las Referencias Bibliográficas son los siguientes apartados que recopilan en varias fotos lo que era la vida en Guayaquil.

“Creo que es una obra que le va permitir a los jóvenes acercarse al pasado de Guayaquil que fue realmente hermoso”, sostiene Adum y remarca la uniformidad arquitectónica de antes.

La pieza se puede adquirir a través de la página historiasacolor.com por un costo de $48. Una edición de lujo que cuenta en imágenes, colores y texto la belleza del Guayaquil antiguo. (E)