La novelista N.K. Jemisin era una adolescente cuando leyó por primera vez a Octavia Butler, y nada la había preparado para eso. Era la década de 1980, y el libro se titulaba Dawn (Alba), la historia de una mujer negra que despierta 250 años después de un holocausto nuclear. “Recuerdo que me impresionó que una mujer negra existiera en el futuro, porque la ciencia ficción no había hecho eso antes”, dijo Jemisin, una escritora negra cuyo libro The City We Became es actualmente un éxito literario.

Butler, una voz revolucionaria en su época, se ha vuelto más popular e influyente desde su muerte en 2006, a los 58 años. Sus novelas, incluyendo Dawn, Kindred (Parentesco) y Parable of the Sower (Parábola del sembrador), venden más de 100000 ejemplares al año, de acuerdo con su antigua agente literaria y administradora de su patrimonio Merrillee Heifetz. Toshi Reagon adaptó Parable of the Sower en una ópera y Viola Davis y Ava DuVernay están entre que trabajan en series basadas en su obra. Grand Central Publishing está reeditando muchas de sus novelas este año y la Biblioteca de Estados Unidos la incorporará a su colección en 2021 con un volumen de su obra de ficción.

Alys Eve Weinbaum, profesor de letras inglesas en la Universidad de Washington, dijo que Butler abrió un género “dominado por hombres blancos y lectores blancos”. Ahora es reconocida como una visionaria que anticipó muchos de los asuntos en las noticias de hoy, desde el coronavirus hasta el cambio climático y la elección del presidente Donald Trump. (I)