Seis bailarines del Ballet Nacional Holandés salieron a las calles de Ámsterdam esta semana para interpretar unas coreografías inspiradas en la cuarentena por el coronavirus.

Cada uno realizó una actuación solista al aire libre, algunos frente a puntos de referencia como el hotel Amstel y el museo de cine Eye.

Las imágenes de cada pieza se editarán juntas en una película titulada Gently Quiet, que se transmitirá online a principios de mayo, informó la compañía de ballet.

“Me gusta este proyecto, ya que podemos mostrar lo que queremos hacer y lo que estamos esperando volver a hacer”, dijo la bailarina de 25 años Yvonne Slingerland, quien interpretó su parte junto al río Amstel ayer.

“Aun estando en esta situación extraña, seguimos moviéndonos y tratando de llegar a una audiencia. Creo que el arte es realmente importante para todos en este momento”, agregó la artista.

El Ballet Nacional canceló todas sus presentaciones hasta el 1 de junio y prohibió a sus bailarines ensayar juntos. Muchos entonces están practicando en sus casas.

“Esta es nuestra manera de realizar una producción poética, a pesar de no poder trabajar juntos en un estudio o actuar frente a una audiencia”, dijo el portavoz del Teatro Nacional, Richard Heideman.

La compañía se fundó en 1961, está compuesta por más de 70 bailarines.(I)