Cerca de 60.000 estadounidenses, entre ellos estrellas como Kim Kardashian o Susan Sarandon, piden clemencia para un condenado a muerte que tendría que ser ejecutado en tres semanas, alegando estar convencidos de su inocencia.

Rodney Reed, un afro estadounidense de 53 años, recibirá según lo previsto una inyección letal en Texas el 20 de noviembre por un crimen que él niega haber cometido.

"¡Qué locura! ¡Nuevos testimonios se han presentado para decir que Rodney no es el asesino!", tuiteó el jueves la estrella de telerrealidad Kim Kardashian.

Publicidad

En 1998, este hombre fue condenado a la pena capital por un jurado completamente blanco por la violación y muerte de Stacey Stites, una mujer blanca de 19 años. 

Se encontraron rastros de su semen en la víctima, pero él siempre dijo que era inocente, y explicó que ellos habían tenido un relación secreta.

Rodney Reed una inyección letal en Texas. Foto: AFP. 

Publicidad

Los defensores creen que las pruebas reunidas después del proceso acreditan su versión de los hechos y apuntan hacia otro sospechoso: el prometido de la víctima, Jimmy Fennell, un expolicía que purgó diez años de prisión por una violación. 

"Las pruebas de exoneración de Reed y que incriminan al Fennell continúan acumulándose", escribieron sus abogados en una solicitud enviada el miércoles a la oficina de indultos de Texas.

Publicidad

En ese documento, presentan varios testimonios que exculpan a su cliente, entre ellos el de una excompañera del colegio de la joven, que confirmó haber sido informada de su relación secreta con Reed.

How insane!!!! New witness comes forward that Rodeny was NOT the murderer!!!! He is set to be executed Nov 20th. https://t.co/AgGcqVpjV6

Un hombre que fue compañero de celda del policía, reveló que Fennell le había dicho que mató a su prometida porque ella estaba "acostándose a sus espaldas con un negro", escribieron.

Durante un tiempo como sospechoso, Fennell negó siempre haber jugado un papel en la muerte de su compañera.

Los abogado de Rodney Reed también introdujeron un recurso ante la Corte Suprema para pedir que se suspenda la ejecución de su cliente.

Publicidad

Paralelamente, una petición publicada en línea por la activista Helen Prejean y la asociación Innocence consiguió casi 60.000 firmas para pedirle clemencia al gobernador de Texas, Greg Abbott.

Sus esfuerzos fueron transmitidos por el famoso presentador de televisión conocido como Dr. Phil y por la actriz Susan Sarandon. "Rodney Reed es inocente, pero Texas lo matará el 20 de noviembre", denunció la actriz. (I)