Sarah Connor es el personaje de figura soñada que la actriz Linda Hamilton interpetó en 1991 para las películas The Terminator  (1984) y Terminator 2: el juicio final (1991).

Ahora en sus 63 años, su silueta luce distinta y para volver a participar en la saga que estrena el jueves 31 de octubre, esta vez con el título Terminator: Dark Fate, Hamilton tuvo que pasar por un proceso de entrenamiento estricto para adaptar su cuerpo al del personaje.

Su anterior colega de películas Arnold Schwarzenegger compartió una foto en las redes donde es visible la diferencia de su cuerpo casi terinta años después.

Publicidad

 Fue mediante la entrenadora Mackie Shilstone que Hamilton obtuvo la figura ideal para rodar la película. "No comí carbohidratos durante un año y medio", expresó la actriz en una entrevista con la revista estadounidense, InStyle.

Shilstone, quien es coach de celebridades deportivas como Serena Williams,  sometió a la actriz a rutinas de ejercicio que incluían levantamiento de pesas y Pilates. Además de ejercitar, Hamilton también se preocupó por tener un su equipo a médicos, un fisioterapeuta y el dietista que la ayudó a equilibrar sus porciones alimenticias.

Terminator: Dark Fate será la sexta película de la saga y contará también con la participación del actor Arnold Schwarzenegger y la producción de James Cameron. (E)