De pie, en su oficina, Fredy Moreno, de 48 años, luce una camisa celeste de manga larga, cabello corto y barba estilo candado. Desde el pasado 21 de mayo es director ejecutivo artístico de la Fundación Teatro Sucre. Su formación es musical, está cursando una maestría en Dirección Sinfónica.

¿Cuál es su expectativa?

Bueno, apasionado, quiero volar, quiero empezar a hacer muchas cosas, siempre pensando en el bien de la comunidad, de nuestros públicos que son variados, diversos, y estar acorde con la gestión de las nuevas autoridades para poder ampliar este espacio a muchos públicos que no han podido venir; esa es, en lineamientos generales, nuestra política nueva de gestión.

¿Por qué cree que no han venido esos públicos?

Publicidad

Creo que hay públicos que no les interesa venir porque no se sienten atraídos al teatro por las propuestas escénicas. Hay que atraerlos con nuevas propuestas que sean compatibles con su diario vivir, con su forma de ser, donde calemos en su personalidad y en el interés para que regresen. También puede ser el aspecto económico, si es que ponemos taquillas de 100, 120 dólares, no van a poder venir. Los estilos musicales es un elástico grandísimo de muchas cosas que se pueden ofrecer, entonces, vamos a tratar de complacer a todos con trabajo, con eventos, con programación atractiva.

¿Qué propuestas tiene para ganar otros públicos?

La propuesta principal es el Sucre Viajero, es decir, el teatro en los barrios: Chillogallo, Conocoto, La Magdalena, San Juan y La Kennedy. En cuanto al teatro como tal tenemos las coproducciones con muchísimos gestores y artistas independientes, entonces, para que sea atractivo tenemos que tener propuestas variadas, desde lo más lírico, pasando por teatro, por música de cámara, conciertos en asociación con la Sinfónica Nacional y llegando también al extremo de música nacional popular de nivel, para abarcar y atraer a todos los públicos. El 31 de octubre tenemos programado un concierto de gala lírico con lo mejor de la ópera clásica de todos los tiempos, porque tenemos público para todo.

¿Vino con una misión específica?

Misión específica es tal vez pulir lo que está bien y cerrar y terminar lo que está mal. Hay muchos gestores, actores culturales, intérpretes que se les va a invitar con una convocatoria pública para que presenten sus propuestas, sus proyectos. Tenemos tres teatros: el Sucre, Variedades y México, entonces, la idea es que la agenda de los tres siempre esté llena, para dar una propuesta a Quito, al turismo, a la ciudadanía, alinearnos con esta propuesta del alcalde que es hacer de Quito una ciudad turística totalmente.

¿Cómo encontró al teatro?

Publicidad

El teatro, como toda institución, siempre necesita más presupuesto, eso va a ser siempre un pedido de todas las instituciones, pero tenemos un equipo de producción excelente. Los equipos del teatro están consolidados, llevan trabajando años, tenemos que seguir ciertas directrices nuevas que son, básicamente, alinearnos con esta difusión cultural un poco más amplia. Encuentro que hay que resolver problemas, no son graves sino puntuales, administrativos, nada que no podamos solucionar. En cuanto al personal, el equipo es muy eficiente, tenemos en nómina alrededor de 200 personas, aparte de eso gestionamos como 50 trabajadores municipales que son músicos, entonces nuestro rol de pagos es muy grande y por eso se generan muchas más necesidades.

¿Eso quiere decir que no habrá desvinculación de personal?

Obviamente, tenemos que estar vigilantes del trabajo de todos los funcionarios, yo he venido acá a trabajar, no he venido a poner ni a botar gente.

¿Usted no vino con su equipo?

Vengo a trabajar con el equipo del teatro, si es que surgen inconvenientes, tomaremos medidas (...). En esta gestión vamos a tener un acercamiento con las demás autoridades, para caminar juntos con la Secretaría de Cultura, con el municipio, con la Casa de la Cultura, inclusive con el Ministerio de Cultura. (I)

Queremos ser el teatro que acoja a todos los gestores que se han quejado, que no han tenido las puertas abiertas, que no han tenido oportunidad”. Fredy Moreno, director ejecutivo y artístico de la Fundación Teatro Nacional Sucre.