En el microteatro La Bota, ubicado en el Malecón del Salado, se dio espacio a la última obra del año de La Magia de los Títeres, por el grupo Ana von Buchwald, el cual se constituía por cuatro obras diferentes, que entre comedia y algo de miedo dejaban un mensaje educativo para todos los espectadores.

Todo comenzó cuando Ana von Buchwald tenía que presentar una obra en el colegio donde enseñaba, y como siempre quiso dar apertura al teatro infantil, decidió hacer una obra con títeres, lo que después se convertiría en parte de su vida.

“La verdad Anita von Buchwald después de tantos años ha dejado un repertorio de una cantidad de muñecos, sobre todo para enseñar a los niños. Una de las formas más importantes de hacerlo es a través del títere, los niños se sienten identificados, y no solo los niños, sino adultos, jóvenes, ancianos”, destaca María Fernanda Páez, una integrante del grupo de Ana von Buchwald.

Publicidad

Las diferentes obras que mostraron resaltan valores como la solidaridad, perseverancia, que entre los títeres de la Chanchita requetebonita, El panadero, El diablo de las 3 colas, Los vecinos, entre otros, dejaron. Una de las interpretaciones destacó la cultura andina, con la obra del grupo folclórico los Indios bonitos.

“Me pareció una propuesta diferente para hacer en familia los domingos, también me pareció que ellos aprecian este tipo de cosas porque es algo que les deja un mensaje, que los divierte y que sale de lo convencional”, comenta Cinthya, quien llevó a su hijo a disfrutar de la obra.

El grupo de títeres lleva más de 30 años impartiendo las obras de Ana von Buchwald, que ha dejado de herencia alrededor de 430 muñecos y 215 obras. Hoy en día se está terminando de construir el Museo de Títeres, que ha dado espacio el Municipio de Guayaquil en el Malecón del Salado, para impartir clases, talleres y mucho más. (I)