El irlandés Conor McGregor perdió el sábado por la noche ante el estadounidense Dustin Poirier al sufrir una grave lesión en la pierna izquierda en el inicio del combate en Las Vegas (Nevada).

La pelea, tercer episodio de la rivalidad entre McGregor y Poirier, fue detenida en el final del primer asalto después de que un ensangrentado McGregor fallara un puñetazo y, al dar un paso atrás, se torciera la pierna de manera impactante.

Poirier se abalanzó entonces sobre el adolorido McGregor lanzándole una serie de puñetazos y codazos hasta que el irlandés fue salvado por la campana en el octágono del estadio T-Mobile Arena.

“Este tipo estaba diciendo que iba a asesinarme y matarme. Que iba a salir de aquí en un ataúd”, recordó Poirier, que fue declarado ganador por nocaut técnico. “No se habla así a la gente. Espero que este tipo llegue a casa a salvo con su hermosa familia”.

Publicidad

Los promotores dijeron después que McGregor sufrió la lesión en la parte inferior de la tibia y se esperaba que fuera sometido a cirugía este domingo.

Los jueces tenían 10-8 para Poirier antes de la detención, informó luego la cuenta de Twitter de UFC.

Esta pelea, a cinco asaltos, debía resolver el empate entre McGregor, excampeón de dos categorías de la empresa UFC (The Ultimate Fighting Championship), y su rival Poirier.

En una entrevista dentro del octágono mientras esperaba que lo retiraran en camilla, McGregor aseguró que estaba ganando la pelea cuando ocurrió el accidente.

“Estaba boxeando su cabeza sangrante, pateando su pierna sangrante. Esto no ha terminado”, dijo McGregor, que solo ha conseguido una victoria en los últimos cuatro años y medio.

En 2014, McGregor noqueó a Poirier en menos de dos minutos y el pasado enero el estadounidense se tomó la revancha con un nocaut en el segundo asalto.

Publicidad

Por primera vez desde el inicio de la pandemia se permitió un aforo completo para un combate de UFC en Las Vegas.

Entre el público se encontraba el expresidente de Estados Unidos Donald Trump, que fue abucheado por una parte del público mientras otra coreaba “U-S-A” (Estados Unidos).

El balance de Poirier llegó a 28 victorias y 6 derrotas mientras el de McGregor bajó a 22-6. El presidente de UFC, Dana White, dijo que esperaba que hubiera una cuarta pelea entre ambos. “No puedes dejar que una pelea termine así”, afirmó.

Según el reportero de ESPN Mike Coppinger, el mandamás de UFC habría dicho a esa cadena de televisión que McGregor tendrá una revancha con Poirier después de que se haya curado de la lesión, “que podría demorar un tiempo”. (D)