Rafael Nadal es sin duda uno de los mejores deportistas de España y del mundo entero. Un campeón que ha conquistado los cinco continentes y ayer seguró que su decimocuarto triunfo en Roland Garros tras derrotar al noruego Casper Ruud 6-3, 6-3 y 6-0.

Nadal, quien a sus 36 años recién cumplidos sigue siendo imbatible en París, lleva una alimentación estricta y un entrenamiento de lo más exigente, publica diario AS de España.

La nutrición es algo muy importante para un deportista, y para el manacorí también lo es, quien no duda en recurrir a un producto español siempre que puede, uno que no puede faltar nunca en su dieta, tal y como él mismo confesó con anterioridad.

El AOVE, presente en todas sus comidas

Se trata del aceite de oliva virgen extra, el cual es “imprescindible” para él. “Allí donde esté, siempre busco aceitunas o aceite de oliva virgen extra. El AOVE es un alimento imprescindible para mí. Cada mañana desayuno pan tostado con aceite de oliva, y en las comidas y cenas suelo tomar ensalada o pescado siempre con un chorrito de virgen extra. Es parte inamovible de mi dieta y de mi manera de comer. Combinar una alimentación equilibrada con la práctica del deporte te convierte en mejor persona, te hace sentir mejor”, comenzó explicando el tenista en una entrevista concedida a la Guía Evooleum, que cada año elabora un ranking de los 100 mejores aceites de oliva virgen extra de todo el mundo.

Publicidad

Dicho alimento es “inamovible” para el tenista, debido a sus grandes beneficios para la salud, ayudando a “la inflamación, al estrés oxidativo y al riesgo cardiovascular relacionados con el envejecimiento”, de acuerdo con la Fundación Española del Corazón.

Este alimento tiene su esencia en la cantidad de polifenoles que posee, es decir, aquellas sustancias relacionadas con efectos positivos del aceite de oliva, incluyendo un mayor número de vitaminas, como la K y la D que protegen los huesos, y minerales en comparación al resto de aceites. (D)