El español Rafael Nadal reveló este domingo, tras ganar su decimocuarto Roland Garros, que jugó infiltrado, que tras su partido de segunda ronda apenas podía andar y que a partir de la próxima semana se someterá a un nuevo tratamiento.

El peor momento lo pasé tras el partido con (Corentin) Moutet, no podía andar. Por suerte, mi doctor estaba aquí y eso me ha permitido jugar infiltrado”, afirmó el mallorquín a la televisión pública francesa tras imponerse por 6-3, 6-3 y 6-0 al noruego Casper Ruud en la final.

Nadal, que con este suma 22 títulos del Grand Slam, aseguró que el problema que tiene en el pie izquierdo le está limitando.

No puedo seguir compitiendo con el pie dormido, hay que encontrar una solución. Me encantaría seguir compitiendo, así que la próxima semana voy a hablar con varios médicos y contemplar diversas opciones. Recibiré un tratamiento y espero que me ayude”, indicó.

Publicidad

El español aseguró también que luchará por volver muchos años al Grand Slam de tierra batida.

“No sé lo que me reserva el futuro, pero voy a luchar por volver el máximo de años posible”, dijo el español desde la pista central de París, con la Copa de los Mosqueteros en las manos, su vigésimo segundo Grand Slam, el segundo que gana esta temporada.

El español agradeció el trabajo de su equipo y el apoyo de su familia: “Sin vosotros, me habría retirado del deporte desde hace tiempo”, dijo Nadal.

Su rival en la final, el noruego Casper Ruud, confesó que ahora sabe “lo que es jugar contra Nadal en una final”: “He tenido la ocasión de que jugar contra ti una final, no es fácil, hoy lo he comprobado, pero no soy la primera víctima, hubo otras antes”.

“Lo más importante es felicitar a Rafa por su victoria catorce. Quiero dar las gracias a su equipo y a su familia que me han acogido (en la Academia) y que me ha enseñado mucho. Espero que sigas brillando todavía muchos años”, agregó. (D)