Inicia la temporada de clásicas italiana y este sábado se correrá la Strade Bianche con actuación de los ecuatorianos Richard Carapaz y Martín López, confirmados por sus respectivos equipos para esta carrera que se caracteriza por duros tramos de sterrato.

La clásica italiana correrá su 18.ª edición y este año volverá a tener un cartel de lujo, principalmente con la presencia del esloveno Tadej Pogacar (UAE Team Emirates), que arranca su temporada con esta prueba y parte como máximo favorito, luego de ganar en 2022.

Team Caja Rural destaca la ‘consagración’ del ecuatoriano Jefferson Cepeda

Con Pogacar se medirán Carapaz (EF Education-EasyPost) y López (Astana Qazaqstan), parte de un reducido grupo de latinoamericanos que completan los colombianos Darío Gómez (Polti Kometa), Sergio Higuita y Daniel Martínez (Bora-hansgrohe), y el brasileño Vinicius Rangel (Movistar).

Publicidad

“¡Mijines! Listos para la Strade Bianche”, publicó Carapaz en sus redes, con imágenes de sus últimos entrenamientos para esta prueba en la que ya estuvo en 2019 con un puesto 62, y en 2022 cuando ocupó el casillero 30 de la general.

Por su parte, López debuta en esta prueba, seleccionado el imbabureño luego de su actuación en el UAE Tour, en el fue 14.° en la general, como el mejor corredor del Astana.

Serán 215 kilómetros con salida y llegada en Siena, con un total de 72 kilómetros en caminos de tierra en donde se pondrán a prueba corredores de la talla de Julian Alaphilippe Tomas Pidcock, Simon Yates, Matej Mohoric, Valentin Madouas, Sepp Kuss y Christophe, quienes buscarán llegar triunfadores al centro histórico de Siena.

Publicidad

Por primera ocasión la Strade Bianche supera la barrera de los 200 kilómetros para afrontar un circuito final que concentrará el interés de los aficionados, este año con 15 tramos de sterrato, de los que los seis primeros serán largos pero más practicables. La primera selección llegará en San Martino in Grania (kilómetros 112) y luego en Monte Sante Marie / Fabian Cancellara (131), mientras que la parte decisiva se afrontará a partir del kilómetros 160, a 55 del final, con ese doble bucle.

Los ascensos a Colle Pinzuto y Le Tolfe -último sterrato, a 12 kilómetros de meta-, y las novedades de Strada del Castagno (175) y Montechiaro (189; en bajada) añadirán aún más exigencia a la carrera más peculiar del calendario. El final incluye un repecho en Via Santa Caterina y la entrada en la Piazza del Campo de Siena. (D)