El ciclista esloveno Primoz Roglic se convirtió en el nuevo campeón olímpico de contrarreloj, en una prueba disputada este miércoles al pie del Monte Fuji. El colombiano Rigoberto Urán, único latinoamericano presente en la prueba, acabó octavo y sumó su segundo diploma olímpico en Tokio 2020.

Sobre un trazado muy exigente alrededor del circuito automovilístico Fuji Speedway, Roglic recorrió los 44,2 kilómetros de la prueba en un tiempo de 55 minutos 4 segundos, relegando a 1 minuto 1 segundo al holandés Tom Dumoulin y con 1 minuto 3 segundos de ventaja sobre el australiano Rohan Dennis, que completaron el podio.

El ciclista esloveno, ganador de dos Vueltas a España en 2019 y 2020 y que perdió el Tour de Francia 2020 precisamente en una contrarreloj contra su compatriota Tadej Pogacar, consiguió con esta victoria sacarse la espina de su última participación en la ronda francesa, donde tuvo que abandonar en la novena etapa por las heridas provocadas por varias caídas en la primera semana.

Tras los puestos de podio quedaron el suizo Stefan Küng, cuarto, el italiano Filippo Ganna, actual campeón mundial contrarreloj y principal favorito que se tuvo que conformar con el quinto puesto, el belga Wout van Aert, el danés Kasper Asgreen, el colombiano Rigoberto Urán, el belga Remco Evenepoel y el neozelandés Patrick Bevin, que cerró los diez primeros lugares.

Publicidad

Sin ser un especialista en esta disciplina y teniendo que sustituir a Daniel Martínez, el campeón colombiano de contrarreloj que no viajó a Tokio al no haberse recuperado del coronavirus, el veterano Urán cumplió de manera más que digna, acabando octavo (a 2 minutos 14 segundos del vencedor de la prueba), después de haber liderado la clasificación durante casi media hora.

“Una prueba olímpica es muy diferente a una ‘crono’ en un Tour de Francia, porque acá solo están los especialistas, pero lo quería intentar y fui a tope para hacerlo lo mejor posible”, declaró Urán en zona mixta tras la prueba.

El trazado propuesto por los organizadores era demasiado exigente para los rodadores puros, con un par de duros repechos y un desnivel total de 846 metros, especialistas como el vigente campeón del mundo, el italiano Filippo Ganna o corredores en gran forma como el belga Wout van Aert no pudieron ante la fortaleza de Roglic.

“Yo no tenía nada que perder”, admitió Roglic en conferencia de prensa, consciente que había otros especialistas que eran favoritos. “Fui a bloque desde el principio y a pelear por la mejor plaza” posible añadió el esloveno, que se mostró “orgulloso y super feliz” por la medalla de oro, “aunque aún no soy demasiado consciente de lo que he hecho”.

Ecuador contaba con un boleto para esta modalidad, pero luego de cambios en la lista y una última disposición de la Unión Ciclista Internacional y el Comité Organizador de Tokio 2020, la delegación tricolor perdió un cupo.

Con esta modificación, los cupos asignados fueron para Richard Carapaz y Jhonatan Narváez, quienes participaron solo en la prueba de ruta, con lo que la contrarreloj quedó sin representante nacional.

Publicidad

Van Vleuten, oro en damas

La holandesa Annemiek Van Vleuten cumplió con los pronósticos y se proclamó campeona olímpica en la contrarreloj femenina de Tokio 2020.

Van Vleuten, que el pasado domingo ya había ganado la medalla de plata en la prueba de ruta, superó a la suiza Marlen Reusser y a su compatriota Anna van der Breggen, quienes completaron el podio.

Van Vleuten, que corre en el equipo ciclista español Movistar, era la máxima favorita a subir a lo más alto del podio y la veterana corredora de 38 años no defraudó.

“Los 21 km se me han pasado como un segundo. Cuando crucé la meta, independientemente del resultado, supe que no me había dejado nada. No pensé en el dolor de piernas, solo en seguir empujando”, declaró la campeona olímpica en la conferencia de prensa. (D)