A Joselito Padilla Gómez, presidente de la Federación Ecuatoriana de Tiro Olímpico, le “admira” que Marina Pérez, una de las representantes tricolores de ese deporte en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (pistola 25 m y pistola de aire 10 m, fase de clasificación), se quejara de que compitió con “armas viejas”, “sin entrenador” y con “poca preparación”. Que tales reclamos “se salen de contexto”, declaró el dirigente, a quien le “duele que una persona haga un comentario que no es verdad”. En entrevista con EL UNIVERSO, el directivo que viajó con función de entrenador a Japón dio su versión, punto por punto, a lo planteado por la deportista guayaquileña y aseguró que ella no debe temer a “represalias”, pues “no habrá”.

Pérez lamentó que en Japón compitió con ‘armas viejas’...

Las armas no son viejas. Ella recibió dos armas completamente nuevas en 2016. No sé cómo deduce que las armas que disparó (en Tokio 2020) son viejas. No son 2020 o 2021, pero se las compró en 2016. Y recordemos que en la época de la pandemia no se disparaba, además de que las armas de aire no son excesivamente utilizadas. Con esas armas ella está bien adaptada, ha obtenido varios logros: clasificó a los JJ. OO., ganó medallas (en otros certámenes)… En muchos eventos ha participado y ha quedado muy bien. No puedo mentir, ella tiene un vale de cuando recibió las armas, hay numeraciones. Son armas buenas, certificadas y numeradas. Además, ¿por qué la señora Pérez no dijo que las armas eran viejas antes de ir a los Juegos?

También dijo ella que, al igual que en Río 2016, fue a Tokio 2020 sin entrenador.

Publicidad

Si llamamos solo entrenador a quien cada uno quiere, es distinto todo. A Río ella viajó conmigo (es presidente de la federación desde 2013, reelecto en 2017). Soy tecnólogo en deportes, tengo dos cursos del más alto nivel en tiro de la Federación Internacional, categorías D y C. Y soy juez internacional.

¿Por qué no un entrenador cuya única función sea esa?

La entrenadora que ella tenía muchos años atrás se llamaba Lily Pérez Valdés, cubana. Yo mismo la contraté para la Asociación de Tiro Olímpico de Guayas, cuando fui presidente. Ella se fue de Ecuador. Trajimos a un entrenador cubano que no era de la preferencia de las deportistas y ellas no querían entrenar. Un año, en los viajes a eventos internacionales, fuimos a México y conversé con el señor Hugo Hernández. Dio una charla en Ecuador y luego lo contratamos como entrenador de Marina Pérez y Diana Durango (la otra representante tricolor de este deporte en Tokio). Aquello fue de cara a los Juegos Panamericanos de Lima 2019, cuando Pérez también dijo que no hay apoyo ni eventos (ella ganó plata en pistola de aire 10 m, bronce en pistola 25 m y bronce en pistola de aire 10 m mixto con Yautung Cueva). Fueron a Alemania, a competir y por campamento; también estuvieron en Quito concentradas. Él siguió con ella hasta el Iberoamericano en Chile (julio de 2019). Al señor Hernández, estando en Chile, le falleció el papá, desgraciadamente. Se fue a México. No estuvo el entrenador unas semanas (a cargo de las deportistas tricolores).

¿Qué pasó en Tokio entonces?

Antes de que viajen a los JJ. OO. solicitamos al Comité Olímpico Ecuatoriano que acredite al entrenador mexicano. Conversé con el presidente del COE (Augusto Morán), quien me dijo que no podían acreditar al entrenador, porque ya estaba inscrito por Aruba. Es de conocimiento ya que un entrenador no puede ser acreditado por dos países. Él fue a los Juegos y ayudó a las deportistas ecuatorianas, aunque indirectamente. Yo tengo alguna foto, incluso, en la que se ve al entrenador dándole indicaciones a Pérez en la competencia. Lo que yo no entiendo de la señora Pérez es cómo hacíamos para llevar a un entrenador que está acreditado por otro país. Él, trabajando con nosotros y Aruba, tomó la decisión de inscribirse por Aruba. Las deportistas sabían eso, sabían que él no iba a ir. Sale de contexto que ella diga que no fue con entrenador. Yo soy entrenador.

Acta de entrega-recepción de insumos en 2016, suscrita por Joselito Padilla y Marina Pérez. Foto: Cortesía

¿Cuánto tiene que ver la pandemia (en Ecuador, la crisis se desató en marzo de 2020) en la queja de Pérez?

Publicidad

Recordemos que Hernández cobraba $ 5.000 mensuales en Ecuador. Era su sueldo. Cuando llegó la pandemia, como el dinero que nosotros utilizamos es del Estado, no había un objetivo para tener al entrenador contratado sin saber si habría o no Juegos, que luego se suspendieron. Tuvimos que decirle ‘muchas gracias’ en la cuarentena. Ellas sí tenían entrenador. Lo que ocurre es que el deportista no maneja los recursos, que son del Estado y hay que cuidarlos más que si fueran de uno. Imagine que hubiésemos retenido al entrenador en la pandemia, con Juegos suspendidos. Llegaba Contraloría y nos preguntaba qué hizo, ¿qué decía yo? Me glosaban a mí. Duele que una persona haga un comentario que no es verdad, sobre todo porque la gente, el pueblo ecuatoriano, le cree al deportista.

Pérez manifestó, además, que fue a Tokio ‘sin preparación’.

Ella dice que en 2020 no participó en eventos. Ese año, la Federación Internacional no organizó evento alguno. Todos los eventos se suspendieron. Había eventos esporádicos, pero por países, y estos exigían muchos requisitos para poder viajar. Ecuador estaba entre los países más contagiados de la región y no querían que los ecuatorianos entren a ningún lado.

El tiro se reactivó en enero. Se planificó la mayor cantidad de eventos posibles, pero se iban suspendiendo también. Se logró ir a la India. Fueron Marina Pérez, Diana Durango y Yautung Cueva. En la India, antes de competir, a Pérez le dio covid. En medio de esto, ya estaba previsto que irían a México a entrenar con el entrenador mexicano. Por su situación, extendió su estadía en la India. Cuando vino, recién tuvimos que planificar. Se envió el permiso de armas a México, que se demoró 28 días para autorizarnos, pues era un campamento, no un evento competitivo. Nuestro problema con las armas es complicado. Tuvimos que hacer trámites nuevamente por la situación personal de Marina. Ellas se quedaron dos meses en México. Yo viajé para apoyar en su entrenamiento, logística y demás preparación.

Si usted presenta una explicación a cada tema planteado por Pérez, ¿por qué cree que ella se expresó así públicamente?

Eso es lo que me admira a mí, lo que le admira al presidente del Comité Olímpico, lo que le admira a la administradora de la Federación (Arelys Márquez). Lo que le digo, no lo digo solo de palabra. Yo tengo el vale de las armas nuevas, la certificación de todos los eventos de los últimos años. ¿Que no hay apoyo? Ella (Pérez) recibe una beca de $ 2.000 mensuales. Ella puede decir, pero yo tengo documentación para probar.

Marina Pérez, representante de Ecuador en tiro deportivo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Archivo

Ha dicho ella que tiene temor ante eventuales ‘represalias’...

Amigo, yo le dejo las cosas a Dios. Si yo miento, Dios me va a castigar a mí. Yo estoy hablando con la verdad. La relación no presenta inconvenientes. Si ella piensa que yo tomaré represalias, no será así. Es más, yo seré presidente hasta el 21 de agosto (fin del periodo). No entiendo por qué dice que tiene miedo a represalias. Peores cosas hablaron de este presidente. Esta persona, Joselito Padilla, no va a tomar ninguna represalia contra la señora Marina Pérez.

En otro tema, este Diario accedió a un oficio del 19 de septiembre de 2017 con asunto ‘Aprobación del registro del directorio de la Federación Ecuatoriana de Tiro Olímpico’. En este, usted aparece como presidente y también lo hace como tercer vocal su esposa Sofía Marlene Bustamante y como representante de la fuerza técnica su hija Sofía Padilla Bustamente. ¿Cómo es posible?

En aquel momento no había ley que tipificara el nepotismo en las federaciones. Esta se aprobó en el último tiempo. Nosotros no incumplimos la ley. Y, la verdad, es muy complicado formar un directorio. Pero la secretaria (Rosa Margarita González Gómez) no es familiar mía, lo del apellido es casualidad. Las personas en el directorio no son escogidas por el presidente, las elige una asamblea general, conformada por todos los clubes del país. En las últimas elecciones (2017) hubo siete clubes, pero son en total unos quince a nivel nacional. Mi hija es técnica y fue deportista. Ahora el Ministerio pide un documento notarizado en que se diga si hay o no familiares en un directorio.

Su período administrativo finaliza este mes, ¿seguirá atado a la dirigencia?

No puedo ya quedarme como presidente. La ley dice que son máximo dos períodos (2013-2017 y 2017-2021). Dependerá de la nueva directiva si quiere de mí alguna ayuda o asesoramiento, no sé. Yo amo este deporte, lo he practicado mucho. Fui campeón bolivariano, tengo una medalla de campeonato sudamericano. Antes de que yo sea presidente, Ecuador nunca había participado en unos Juegos Olímpicos con clasificación directa. Siempre iban por carta de invitación. Nunca habíamos tenido medalla individual en Panamericanos. (D)