En una rueda de prensa en la que se abordaron temas ajenos al Roland Garros, Novak Djokovic, número uno del mundo, habló sobre su posible regreso a Australia, cuyas elecciones han resultado en un gobierno diferente al que le impidió su estancia en el país, y sobre el encarcelamiento de su antiguo entrenador y leyenda del tenis, Boris Becker.

Después de la holgada victoria ante Aljaz Bedene que le da el pase a los octavos de Roland Garros ante el argentino Diego Schwartzman, Nole agradeció también la presencia en la arcilla parisina de Arsene Wenger y Zinedine Zidane.

“He leído las noticias, pero no tengo ni idea si mi visado será reautorizado, si voy a poder regresar a Australia. Me encantaría poder regresar y jugar el Open de Australia. No tengo rencor. Pasó lo que pasó, pero si hay la posibilidad jugaré el Open de Australia, donde he tenido los grandes éxitos en el Grand Slam”, declaró.

En las legislativas del pasado domingo, el laborista Anthony Albanese sustituyó como jefe de Gobierno al conservador Scott Morrison, cuya administración impidió a Djokovic jugar el Open de Australia por no estar vacunado contra el COVID-19

Publicidad

El jugador de Belgrado llegó a estar recluido durante una semana en un centro de Melbourne, donde las autoridades australianas retienen a los demandantes de asilo.

En las últimas semanas han ido encontrando la libertad y Nole se felicitó por ello.

“Me alegra mucho saberlo, si ha sido así. Sé que es una experiencia muy difícil para ellos, especialmente los que han estado retenidos durante 9 años. Yo solo estuve una semana, imagino lo que sintieron los que estuvieron 9 años”, sostuvo.

Del encarcelamiento de Becker en el Reino Unido -condenado a finales de abril a dos años y seis meses por delitos financieros-, el serbio dijo estar “muy triste” porque le consideraba como “un miembro” de su propia familia. El extenista alemán entrenó a Djokovic entre 2013 y 2016.

Publicidad

“He estado en contacto con uno de sus hijos, Noah, y le he preguntado si hay algo en que les puedo ayudar”, desveló.

Respecto a las personalidades que han estado en el Roland Garros como público, Nole se sintió honrado, sobre todo por haber visto a leyendas del fútbol como Zidane, Wegner y Clarence Seedorf.

“He visto a Arsene y a Seedorf, no he visto a Woody Harrelson (actor estadounidense también presente). Es un honor tener a leyendas del fútbol (...) Cuando alguien de su nivel, con sus éxitos y personalidad te viene a ver al estadio, eso da aún más motivación”, concluyó. (D)