Hace casi una semana Danilo Carrera Drouet anunció que el próximo 4 de septiembre participará en las elecciones por la presidencia del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE) con la intención de suceder en el cargo a Augusto Morán Nuques, quien ha dirigido la institución por dos periodos. Fue precisamente Morán quien en diciembre del 2013 tomó el relevo de Carrera, luego de la salida forzada de este del COE tras la intervención estatal comandada desde el Ministerio del Deporte a 41 federaciones ecuatorianas, en el 2012 (cuando Morán era viceministro del Deporte).

Con Morán llegaron al directorio del Comité Olímpico varios funcionarios que en su momento fueron bautizados como “hijos de la intervención”; algunos siguen hoy en el COE y otros aparecen como postulantes a diversas dignidades, tanto en la lista de Carrera como en la de Jorge Delgado Panchana (titular de la Federación Ecuatoriana de Natación), quien también aspira a presidir la entidad.

En la nómina de Carrera, que fue oficialmente inscrita el pasado viernes, hay algunos nombres destacados. Como candidato a primer vicepresidente está registrado el radiodifusor Mario Canessa Oneto, de larga experiencia en la dirigencia deportiva del país, como lo demuestra su desempeño como presidente de la Federación Ecuatoriana de Tenis, de los clubes de fútbol Patria y River Ecuador (de este también fue su fundador), y su paso por la FEF como miembro de la Comisión Nacional de Selecciones. Canessa fue, además, futbolista profesional de Patria y Guayaquil Sport.

Andrés Gómez y Martha Fierro

También acompaña a Carrera, actual titular de la Federación Ecuatoriana de Tenis, Andrés Gómez Santos, uno de los mejores deportistas tricolores de todas las épocas. El Zurdo de Oro, ganador de tres títulos de Grand Slam (uno de ellos en singles, el Roland Garros de 1990), está como primer vocal en la lista. En esa misma nominación están, entre otros, Martha Fierro, que tiene el grado de Gran Maestra Internacional de Ajedrez; y los presidentes de la Concentración Deportiva de Pichincha y de Fedeguayas, Jaime Ruiz y Roberto Ibáñez (que también preside la Federación Ecuatoriana de Judo), en ese orden.

Publicidad

Un nombre que llama la atención es el de Andrea Sotomayor. La secretaria del Deporte durante el gobierno de Lenín Moreno aparece como candidata a la secretaría general del COE, cargo que tuvo en el segundo periodo presidencial de Morán y casi no ejerció porque en enero del 2018 pidió licencia para desempeñarse en la función pública. Acabado el periodo de Moreno como presidente de la República, a Sotomayor no se le ha permitido, hasta ahora, reintegrarse al COE.

‘Dios dirá’

En una entrevista con este Diario, el 18 de abril anterior, un mes antes de dejar la Secretaría del Deporte, Sotomayor fue consultada sobre su deseo de presidir el COE. Respondió: “Dios dirá. No lo niego, ni lo descarto. Se viaja bastante y mis hijos han sido los grandes sacrificados (mientras estuvo en la cartera de Estado). En algún momento se analizó (presidir el COE); no lo descarto”. Para esa fecha Sotomayor ya había sido parte de varias situaciones polémicas.

El pasado lunes, Danilo Carrera aseguró que tiene el respaldo de 31 federaciones ecuatorianas por deporte, cuyos representantes le pidieron, explicó, que se presente a los comicios del COE. Según dos fuentes de este Diario, que solicitaron las reservas de sus nombres, la inclusión de Sotomayor en la lista -un hecho que no habría convencido plenamente a varios de los integrantes de la lista, detallan- se debe al apoyo que la exsecretaria tiene de siete federaciones que votarán a favor de Carrera, quien presidió el Comité Olímpico entre 1997 y 2013.

Sotomayor ya fue parte de un directorio del COE como sexta vocal en el 2013, cuando Morán fue elegido presidente Augusto Morán tras la intervención del Ministerio del Deporte (en el 2012, durante el gobierno de Rafael Correa) a 41 federaciones ecuatorianas, lo que causó la salida de Carrera del organismo.

Como funcionaria de Estado, Sotomayor, parienta política de Moreno (relación familiar que negó en una entrevista radial con el periodista Andrés López, en el 2019), aprobó las expulsiones de los ciclistas Richard Carapaz, Jonathan Caicedo y Jhonatan Narváez de los Juegos Bolivarianos 2017 por supuestos actos de indisciplina, acusación de la que no pudieron defenderse. También tuvo inconvenientes con la golfista Daniela Darquea (que compitió en los Juegos Olímpicos de Tokio) y con federaciones provinciales.

Además, durante su gestión Glenda Morejón, que ganó oro en el Mundial Juvenil de Marcha del 2018, compitió con zapatos con huecos en el torneo en Kenia. Y Jonathan Amores debió hacer una rifa para viajar a México, de donde volvió con medalla de bronce de la Copa Panamericana de Marcha.

Publicidad

Y aunque Sotomayor dijo sentirse parte de los éxitos conseguidos por Ecuador en los recientes JJ. OO., donde Carapaz ganó oro en ciclismo de ruta, y las pesistas Neisi Dajomes y Tamara Salazar las preseas dorada y de bronce, respectivamente, en enero anterior Dajomes se quejó de la falta de apoyo de la Secretaría.

Neisi Dajomes

“Hay un descuido bastante grande. Que las autoridades del deporte se pongan un poquito a pensar en nosotros, porque todo el 2020 solo pedían y pedían, pero no hacían de su parte y así realmente no se puede. Estamos a (seis) meses de los Juegos Olímpicos, la ayuda se necesita y hasta este momento nadie se ha hecho presente. Ni la Secretaría del Deporte ni la Federación Ecuatoriana de Levantamiento de Pesas. Con una llamada pueden preguntar cómo están los deportistas, si están entrenando. Eso es indignante porque ellos deberían estar pendientes. Incluso mi entrenador (el ruso Alexei Ignatov), de su propio presupuesto, a veces, nos compra vitaminas y está pendiente”, dijo la pesista el 16 enero, antes de consagrarse en Tokio 2020.

Sotomayor contestó: “No es real lo que siente o piensa”

El suceso más mediático en el que se involucró Sotomayor fue el relacionado con el Mundial 2030 de la FIFA. Aseguró en diciembre del 2019 que pese a que seis meses antes Conmebol ya había hecho oficial su respaldo unánime a la candidatura de Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay, Ecuador sí tenía opciones para ser sede y recursos para afrontar esa aventura. “Hay que hacerle la propuesta a la FIFA”, dijo.

La funcionaria de un régimen que envió a una marchista a competir con zapatos con hueco a un Mundial, sobre pedir la sede dijo entre otras cosas útiles, para tener una referencia del enfoque de la Secretaría respecto de las prioridades del deporte ecuatoriano, siempre con problemas de recursos económicos: “Calculamos unos $ 3.000 o $ 4.000 millones (para supuestas obras mundialistas) y tenerlos en diez años. Ya se hizo un análisis con el Ministerio de Finanzas y sí es posible. Hay que ir poco a poco para salir con felicidad en el Mundial del 2030″.

El 12 de mayo pasado, entrevistado por EL UNIVERSO, Carrera describió así la tarea de Sotomayor en la Secretaría del Deporte: “Hubo ciertas cositas puntuales, pero en términos generales ha hecho un buen trabajo. Firmó varios acuerdos en beneficio del deporte y potenció el plan de Alto Rendimiento”. (D)