El ecuatoriano Richard Carapaz, de Ineos Grenadiers, celebró el hecho de haber salvado un día más con la maglia rosa y dijo sentirse preparado para los días decisivos que restan de Giro. Sus buenas sensaciones es su fortaleza para afrontarlos.

“Ha sido una etapa muy rápida. Pensamos que iba a ser tranquila y fácil, pero no fue así, hemos rodado rápido. Lo importante es que pude salvar el día, y ahora llegan dos días muy importantes. Me siento bien, creo que esa es una de mis fortalezas, sigo sintiéndome bien y sigo adelante”, dijo en la meta de Treviso el ciclista carchense.

Carapaz no se encontró precisamente con una etapa cómoda, prevista para un sprint masivo, sino que pasó nervios al final con un pelotón nervioso con cortes incluidos.

“Todo el mundo estaba estresado al final porque nos preocupaba que el grupo se dividiera y eso fue exactamente lo que sucedió. Con estos tres días que quedan estoy en buena posición. Estoy concentrado en los objetivos”, concluyó. (D)