Historia repetida de atletas ecuatorianos en Tokio 2020. Esta vez Juan Caicedo, el primer deportista ecuatoriano en competir en lanzamiento de disco en Juegos Olímpicos, fue quien denunció la falta de apoyo dirigencial, de insumos y hasta de entrenador para la máxima cita deportiva.

El esmeraldeño se quedó en la primera ronda de la prueba con un solo lanzamiento válido en tres intentos; sin embargo, su participación es un registro histórico para el atletismo nacional, “por abrir el camino a otros deportistas”.

Su lanzamiento en el estadio Olímpico fue de 57,75 metros, lejos de los 66,45 con los que clasificó en el Meeting Maia Cidade do Desporto, en Portugal.

“Me llena de un orgullo inmenso esta participación”, dijo Caicedo en un video posteado en sus redes sociales, en el que disparó contra los organismos que regentan el deporte nacional.

Publicidad

Como otros deportistas que participaron en Tokio, Caicedo también acusó de falta de preparación, apoyo y acompañamiento para su participación.

El lanzador llegó lesionado y sin entrenador a Juegos Olímpicos. “Es lamentable que un deportista, miembro del grupo de alto rendimiento, no tenga un médico o un fisioterapeuta, que tenga que venir a una competencia con cinco rupturas de gemelos, sin poderse curar porque dicen que el proyecto de alto rendimiento no tiene dinero para rehabilitación y cosas médicas”, reclamó.

El atleta tricolor lamentó también “que para la competencia más importante del mundo, en la carrera de un deportista, tenga que haberme quedado sin entrenador (Frank Casañas) quince días antes de la competición porque simplemente no les da la gana de pagarle el pasaje y darle el uniforme. Mi entrenador, que se ha partido el alma conmigo por más de tres años, es al que no le pagan y ni siquiera le dan una camisa de uniforme, mientras traen a otras personas que nada tienen que hacer aquí”, denunció Caicedo.

Otra situación que expuso el atleta tricolor fue la falta de indumentaria para su participación, “algo fastidioso para un deportista”.

Su uniforme se quedó en Ecuador, “porque quien se encarga de eso dice que el uniforme estaba ahí en la oficina y que no lo trajo porque no pensaba que debía traerlo, eso es triste, pero no lo hablo por defenderme, ni escudarme para decir que mi competencia fue mala. Lo expongo para ponerlo en conocimiento; luego, en la competencia me ganó la ansiedad, quería desaparecer el disco y esta vez eso me jugó en contra, una mala pasada, pero estoy muy orgulloso de haber llegado a esta instancia. Me siento más motivado para seguir entrenando”, indicó.

‘Estuvimos solos’

Caicedo compitió en la misma jornada en la que la velocista Ángela Tenorio debutó en la eliminatoria de los 100 metros planos, quien también se vio afectada por la falta de acompañamiento.

“Es lamentable que para competir no hubo ni un solo dirigente, ni un solo fisioterapeuta que nos ayudara antes de entrar a competencia. No hubo un solo dirigente ecuatoriano, de los muchos que han venido aquí, que nos den un respaldo anímico. Estuvimos solos”, señaló Caicedo.

El atleta aclaró que lo expuesto no es para “atacar a nadie”, pero espera que “estas cosas ayuden a cambiar” la situación de los deportistas ecuatorianos.

Espera también que por decir “la verdad” no se le retire el respaldo, “de lo poco que nos han dado”, concluyó. (D)