“Satisfecha” por haber entregado su mejor esfuerzo en los Juegos Olímpicos, la pesista Angie Palacios compareció ante la prensa este viernes a su regreso de Japón, donde obtuvo el primer diploma olímpico para la delegación ecuatoriana en Tokio 2020.

La deportista comentó que durante su participación estuvo “bajo presión” y que “sentía muchos nervios”; sin embargo, “el amor y la pasión que siento por representar a mi país me permitieron hacer una buena actuación”.

Palacios compitió en la categoría de 64 kilogramos. En la modalidad arranque levantó 104 kilogramos y en la de envión 122, para un total de 226 kilogramos que la dejaron en el sexto lugar general.

“Me afectó un poco la bajada de peso, yo estoy para 67 kilogramos pero debí acoplarme al nuevo peso, por eso creo que me faltó un poco de fuerza y concentración en el segundo envión, pero después de todo me sentí bien, sé que se me escapó la medalla de las manos, pero quedo feliz y contenta porque entregué lo mejor de mí en la competencia. El trabajo da frutos y ese fue el diploma olímpico que pude traer al país”, comentó la tricolor.

Palacios expuso sobre la presión bajo la que compitió en Tokio. “Sabes que tu vida puede cambiar por completo, por eso también lo que pasó con Alexandra Escobar (comentó que se “descontroló” en su participación), pero son cosas que suceden en el deporte. No siempre estaremos al 100 % para entregar lo mejor al país, siempre habrá un día malo, y eso le pasó a ella”, indicó.

Palacios es hermana de Neisi Dajomes, otra de las esperanzas del deporte nacional para una destacada actuación en Tokio 2020.

Dajomes estará en la prueba de 76 kilogramos y Palacios adelantó que “le irá de lo mejor”.

“La veo muy bien, ha hecho un buen trabajo, se ha preparado toda su vida para este momento”, apuntó. (D)