Paquillo Fernández y Jefferson Pérez marcaron una época dorada en la marcha mundial. Así lo sentencia el exatleta español cuando se le pregunta, en reflexión retrospectiva, sobre su rivalidad con la leyenda del deporte ecuatoriano, quien también reconoce la importancia del europeo y el “complemento” que significó para su gloriosa carrera en las pistas.

Íconos de otro tiempo en el atletismo, Fernández (45 años) y Pérez (47) se encontraron en recintos deportivos de todo el mundo en reiteradas ocasiones. “Jefferson me jodió los planes”, ha reconocido el español, quien se supo solamente superado por el cuencano en los 20 km de tres mundiales consecutivos, París 2003, Helsinki 2005 y Osaka 2007. Jeff también se hizo con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y Pekín 2008. Paquillo tuvo su momento frente al tricolor fundamentalmente con la plata en Atenas 2004 y el título en la Copa del Mundo de La Coruña 2006.

El jueves pasado, con motivo de que Fernández es entrenador de la guayasense Johana Ordóñez, se dio el encuentro con Pérez en la pista atlética del estadio Alberto Spencer, en Guayaquil, y luego el grupo visitó la sede de este Diario en el sur de la urbe.

‘Jefferson Pérez me jodió los planes, fue mala suerte encontrarme con él’, dice Paquillo Fernández

“Siempre hemos mantenido algún contacto”, contó Paquillo respecto de su relación con Pérez. Y al ser cuestionado sobre sus sensaciones en el encuentro presencial, se sinceró: “Se vienen muchos recuerdos a la cabeza, sobre todo de la competitividad que tuvimos. Ahora es distinto, pero antaño era tensión siempre, si bien después éramos amigos y había respeto mutuo. Somos amigos. Es lo que se queda”.

Publicidad

Jefferson Pérez (1555) y 'Paquillo' Fernández (1610) durante la prueba de los 20 km de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Foto: Archivo

¿Qué significa Jefferson para usted?, se le preguntó al hispano, hoy atleta retirado. Se explayó: “Me enseñó muchísimo. Era mi rival, pero aprendemos mucho de ellos. Si no aprendiéramos de nuestros oponentes, seríamos necios. Jefferson me hizo ser más profesional, entrenar mucho más metódico e intentar tener el mejor equipo. Siempre me lo ponía muy difícil. Él fue mejor que yo en tres mundiales, pero a mí me hizo aprender para intentar ganarle en todo momento, en algunos lo conseguí y en otros no. La realidad es que él en tres mundiales me ganó. A veces lo das todo, pero en una competición puntual hay alguien mejor. Aprendí mucho de la rivalidad. Siempre he dicho que me tocó una época difícil. Imagínate, fui tres veces subcampeón del mundo. Si no hubiese estado Jefferson, habría sido tres veces campeón del mundo, independientemente de que yo le ganara en alguna Copa del Mundo, en algunos mítines o en los Juegos Olímpicos de Atenas (el azuayo fue cuarto)”.

Paquillo Fernández dialogó con EL UNIVERSO. Foto: José Beltrán

La idea de que Pérez y Fernández han significado un complemento el uno respecto del otro también la comparte el ecuatoriano: “Para mejorar siempre hay que llegar al límite. Todo es como un gran rompecabezas. Si volviera a recorrer un trayecto y faltara una pieza, no funcionaría el rompecabezas de la vida. Cada pieza estuvo en su momento. Y somos parte, somos pieza, de un gran universo. Esas piezas nos permiten entender que somos complemento en la existencia”.

Paquillo fue también campeón mundial júnior (10 km en Sídney 1996); en el campeonato europeo fue doble vencedor (Múnich 2002 y Gotemburgo 2006) y en otra ocasión tercero (Budapest 1998). Respecto de Copa del Mundo, a más de La Coruña ganó el oro en Cheboksary 2008, siempre en los 20 km una vez en la categoría absoluta.

Paquillo Fernández (i), Johana Ordóñez y Jefferson Pérez en el estadio Alberto Spencer. Foto: El Universo

A Pérez, por su parte, hay que contarle preseas en los 10.000 metros del Campeonato Mundial Júnior: bronce en Plovdiv 1990 y oro en Seúl 1993. También fue triple monarca panamericano (Mar del Plata 1995, Santo Domingo 2003 y Río de Janeiro 2007) y a ese nivel alcanzó un tercer lugar (Winnipeg 1999). En cuanto a Copa del Mundo, a más de la vez que escoltó a Paquillo en 2006, Jeff ostenta tres medallas doradas: Podebrady 1997, Turín 2002 y Naumburgo 2004. Asimismo, tiene una plata de campeonato mundial de atletismo obtenida en Sevilla 1999.

Los logros han sido aditivos que dieron al encuentro Pérez-Fernández mayor atracción. “Ha sido la rivalidad más conocida por los marchadores a nivel mundial. No sabría hablar de la historia de la marcha, pero nosotros marcamos una etapa muy bonita en la que la marcha se hizo conocer mucho más a nivel mundial”, consideró el español. “Son momentos que marcan las épocas, es algo que pasa siempre. Nosotros marcamos una época dorada, que todo el mundo disfrutó”. (D)