El Giro de Italia disfrutará el lunes de la tercera y última jornada de descanso antes de afrontar la semana decisiva con cuatro etapas de alta montaña en el menú y la contrarreloj final de Verona.

El ecuatoriano Richard Carapaz defenderá la maglia rosa con diferencias que aún no son definitivas.

El Giro no está resuelto en la pelea por la camiseta rosa ni por el podio. Carapaz descansará con la tranquilidad de sentirse el patrón del Giro, con opciones de lograr el domingo próximo su segundo triunfo en la prueba rosa, pero las diferencias en la general y las etapas que restan llaman a la prudencia.

Carapaz aventaja en la general en 7 segundos al australiano Jai Hindley (Bora Hansgrohe), en 30 al portugués Joao Almeida (UAE Emirates), mientras que el español Mikel Landa (Bahrain Victorious) es cuarto a 59 segundos.

Publicidad

Tras el descanso, el Giro vuelve el martes con la decimosexta etapa, “la del Mortirolo”, entre Salò y Aprica, de 202 km y 5.202 km de desnivel, jornada de montaña con tres puertos de primera: el Goletto Di Cadino (19 km 1l con 6,2 % de pendiente), el Passo del Mortirolo (12,7 km al 7,7 %) y el Valico de Santa Cristina (12,7 km 1 l 8,1 %), con la cima a 6 km de meta.

Habrá un paso intermedio antes del último puerto, en la salida de Teglio (5,1 km al 8.7 %). Será la primera de las cuatro etapas montañosas hasta el domingo. (D)