La duodécima etapa del Giro ofrece un desafío para los aventureros que opten por una escapada para buscar la gloria en el recorrido de 204 kilómetros, el más largo de la presente edición que unirá Parma y Génova que incluye tres puertos puntuables.

Se trata de una etapa de media montaña apta para escapadas, aunque “desafiante”, según definió la organización.

La primera parte es en constante ascenso hasta entrar en Liguria desde el Passo del Bocco, puerto de tercera categoría, con 6 kilómetros al 4 %.

Después de un rápido descenso el pelotón entrará en Val Fontanabuona, siempre en ligero ascenso hasta Ferriere, donde comienza la subida de la Colletta di Boasi, con 9 kilómetros al 4,4 %.

Publicidad

Entrando en la provincia de Génova se subirá el corto pero desafiante Valico di Trensasco, puerto de tercera categoría en tramo de 4,3 kilómetros al 7,9 %.

Una vez en Bolzaneto, la carrera cubre un corto tramo de autopista, cruzando el Torrente Polcevera en el nuevo Ponte San Giorgio.

La meta está en el centro de Génova, en la vía 20 de septiembre, con la carretera ligeramente ascendente. La salida está prevista a las 05:00 de Ecuador y la llegada para las 10:30, aproximadamente.

El español Juan Pedro López (Trek-Segafredo) saldrá a defender un día más la maglia rosa con 12 segundos de ventaja sobre el ecuatoriano Richard Carapaz, del Ineos Grenadiers, y del portugués Joao Almeida, corredor del UAE-Team Emirates. (D)