Richard Carapaz mantuvo la ventaja de 26 segundos en la clasificación general y el sábado saldrá por segunda jornada consecutiva con el maillot amarillo del líder del Tour de Suiza.

Al arribo a la localidad de Disentis Sedrun, en la sexta etapa, el carchense no estuvo en posiciones estelares, pero el trabajo del Ineos Grenadiers le permitió mantenerse en punta de la clasificación.

Ineos controló al pelotón, que llegó con su líder a diferencia de 2 minutos 49 segundos del danés Andreas Kron (Lotto Soudal), ganador de la jornada.

“Queríamos asegurarnos de no perder tiempo y el equipo hizo un trabajo fantástico para asegurarse de que no lo hiciéramos. Estoy muy feliz y aprecio todo su trabajo, queríamos asegurarnos de mantener la camiseta hoy y lo logramos”, comentó Carapaz.

Con ataques sucesivos durante la jornada, Carapaz llegó a perder el liderato de forma virtual en favor del francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), que empezó el día con diferencia de 52 segundos.

Cuando atacó Alaphilippe estábamos tranquilos, sabíamos que aún quedaban más de 100 kilómetros para la meta, por lo que teníamos tiempo para controlar”, apuntó.

Entre los que intentaron la fuga, el campeón mundial era el único que ponía en riesgo el liderato del ecuatoriano, aunque no consiguió consolidar la escapada y cruzó la meta con el grupo del líder general.

Teníamos la situación bajo control, se podía ver, ya que lo trajimos de vuelta”, comentó Carapaz.

La Locomotora mantuvo el liderato de cara a la jornada de este sábado, un recorrido de 23,2 kilómetros entre Disentis Sedrun y Andermatt, “una contrarreloj difícil, sube y baja, lo cual es un poco extraño, pero todo lo que podemos hacer es lo mejor, hemos venido aquí con el objetivo de un buen resultado, y creo que el recorrido de mañana es el que me conviene. Estamos aquí para luchar por la victoria”, señaló el ecuatoriano. (D)