El histórico récord del noruego Karsten Warholm, oro en los 400 metros vallas rebajando su récord mundial hasta un estratosférico 45 segundos y 94 centésimas, restó protagonismo a una de las reinas de estos Juegos Olímpicos, la jamaicana Eliane Thompson-Herah, que hace cinco años en Rio-2016 logró el doblete de oros de la velocidad (100-200 metros) y que en Tokio-2020 ha repetido la experiencia.

Thompson-Herah se impuso este martes con un tiempo de 21 segundos y 53 centésimas, el segundo más rápido de la historia.

La medalla de plata fue para la joven namibia de 18 años Christine Mboma (21.81), mientras que la estadounidense Gabby Thomas se quedó con el bronce (21.87).

Mboma corre los 200 metros desde hace apenas dos meses, después de quedarse sin poder competir en 400 metros debido al reglamento sobre hiperandrogenismo, que obliga a las atletas afectadas a hacer bajar su testosterona con un tratamiento para poder competir en las distancias que van desde los 400 metros a la milla.

La veterana jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, campeona olímpica de 100 metros en 2008 y 2012, quedó en la cuarta posición (21.94).