Primoz Roglic (Jumbo-Visma) y Tadej Pogacar (UAE-Team Emirates) se preparan para el último ‘monumento’ de la temporada ciclista, que se disputa el sábado entre Como y Bérgamo en un trazado accidentado de 239 kilómetros, prueba que tendrá también al campeón ecuatoriano Alexander Cepeda en nómina.

Por su perfil, la gran clásica italiana recuerda a la Lieja-Bastoña-Lieja, cuyas dos últimas ediciones han sido ganadas por los eslovenos (Roglic en 2020, Pogacar en 2021). Aunque el rumbo adoptado entre las dos ciudades lombardas, contrario al de los cuatro años anteriores, favorece a los escaladores, con largas subidas antes de la última rampa favorable a los corredores explosivos a menos de 4 kilómetros de meta.

En esa lista de escaladores está Cepeda, quien llega con el Androni Giocattoli-Sidermec, que suma a los italianos Mattia Bais, Simone Ravanelli, Filippo Tagliani y Nicola Venchiarutti, además del colombiano Daniel Munoz y el argentino Eduardo Sepulveda.

Con el impulso del Giro de Emilia (sábado pasado) y de la Milán-Turín (miércoles), Roglic reúne todas las condiciones siempre y cuando la meteorología acompañe, sin lluvia y por tanto sin trampas en los descensos.

Publicidad

”Estoy en mi mejor forma”, asegura Roglic, mientras Pogacar señaló que espera “estar a la altura” de la competencia.

A menos que un tercer esloveno, Matej Mohoric (Bahrain-Victorious), sorprenda a todos, los rivales serán el británico Adam Yates (Ineos Grenadiers), segundo el miércoles en Turín, y el equipo Deceuninck-Quick Step, que alinea al flamante campeón del mundo, Julian Alaphilippe, al belga Remco Evenepoel y al portugués Joao Almeida.

Aunque el recorrido le va bien, el francés (2.º en 2017) parece en peor forma que cuando se llevó su segundo arcoíris el 26 de septiembre.

Al mismo tiempo, Evenepoel ha mostrado un gran nivel (31 km de escapada en solitario para ganar la Coppa Bernocchi el pasado lunes) antes de regresar a la carrera que peor recuerdo le trae. Pero esta vez el recorrido ignora el sinuoso descenso de Sormano, donde sufrió una dura caída el 15 de agosto de 2020 que amenazó su vida.

Alejandro Valverde (Movistar) llega de un triunfo en el Giro di Sicilia y afrontará este sábado con su décima participación en Il Lombardía el último desafío de la temporada. Valverde, de 41 años, intentará una victoria que se le ha negado en varias ocasiones, ya que en 2013, 2014 y 2019 debió conformarse con la segunda plaza en la clásica de “las hojas muertas”.

Il Lombardía vuelve en otoño a sus fechas originales y cerrará el curso de grandes monumentos con un recorrido modificado respecto a las últimas ediciones al recuperar el final en Bérgamo, con el duro repecho de la Città Alta.

La subida a la Madonna del Ghisallo, patrona de los ciclistas, se hará esta vez al principio de los 239 km de recorrido, por su cara más suave.

Tras ella vendrán otros siete ascensos, de los que destacan Roncola y Berbenno a mitad de recorrido. En las dos últimas horas de carrera estarán Dossena, Zambla Alta; el Passo di Ganda y el citado repecho de Bergamo Alta, coronado a solo tres kilómetros del final. (D)